“AMARAS A TU PERRO”


Por Miriam Kapeluschnik

http://www.jabad.org.ar/blogs/%C2%BFcuantos-hijos-piensa-tener/

Me encanta caminar. Y lo hago todos los días. Observo todo lo que me rodea. Muchas veces lo que veo me lleva a conectarme con las enseñanzas de nuestra sagrada Torá.

Quienes caminan por las calles de la ciudad de Buenos Aires están acostumbrados a ver a los paseadores de perros profesionales. Un fenómeno por si mismo. Y por supuesto, a las miles de personas que pasean a sus propios perros. Quería compartir algunas escenas que dejaron en mi una fuerte impresión:

ESCENA I: El paseador retira a uno de los perros y la dueña, que acompaña a su cachorro hasta la puerta, lo saluda efusivamente. Le tira un beso enorme y le dice: “¡Chau mi amor!”

ESCENA II: Un señor camina junto a su perrito. Cuando llegan a la esquina, frente a la puerta de un bar, el hombre se da vuelta, mira al can y le dice: “ Quédate por aquí. Entro, tomo un café y vuelvo. ¡Cuídate!”

ESCENA III: Un matrimonio esta despidiéndose de una tercera persona antes de subir a su automóvil. De repente la señora llama a su perro y le dice: “Tomasito, ¿ya le dijiste chau al tío?”

ESCENA IV: Una mujer sale al encuentro de su marido, acompañada de su perro. Cuando lo ve venir grita: “Cachito, mirá ¡Ahí viene papá!”

No quiero que me mal interpreten. No estoy en contra del hecho de poseer un perro. Sé perfectamente que para muchos seres humanos, es la única y fiel compañía.

Además uno de los Siete Preceptos Universales -que fueron entregados a Noaj- exige no hacer sufrir a los animales. Se entiende de ello que debemos tratarlos bien.

Pero a veces perdemos la perspectiva correcta.

Una pareja amiga que asiste al Beit Jabad esta esperando su quinto hijo. El no es un rabino ni ella una rabanit. Sin embargo aguardan a su vástago con mucha alegría. Pero no siempre son bien mirados por la sociedad que los rodea. ¡Otro hijo! Para qué ¿A tu edad? Sabés lo que significa criar a un hijo? No se si serían tan objetados, si hubiesen decidido incorporar a la familia otro perro.

Recuerdo algo que nos sucedió cuando esperábamos nuestro cuarto hijo. Habíamos ido con mi esposo al supermercado. Éramos muy jóvenes, y la cajera -mientras nos cobraba- nos preguntó simpáticamente, con una enorme sonrisa: “¿Es el primero?”

“No”, respondimos. “Es el cuarto”

La mujer se puso seria, nos miró asustada y dijo con absoluta seguridad: “¡Entonces ahora, cerramos la fábrica!”

La miré a los ojos y le dije: “¡No, vamos a recibir a todos los que Di-s nos mande!”

La mujer, espantada, no pudo decir nada más. Pero más espantada estaba yo. Una persona absolutamente desconocida, hablaba en primera persona del plural, diciendo “cerramos”. ¿Se trataba de su fábrica? El concepto del control de natalidad esta tan arraigado, que ni siquiera nos planteamos si es acertado o no.

Una vez charlaba con una mujer, cuando yo estaba embarazada de mi sexto hijo. Ella, discutía apasionadamente conmigo acerca del hecho de tener tantos hijos. De pronto me dijo: “Lo que sucede es que los padres de una familia numerosa deben dividir el cariño. ¡Los niños crecen faltos de amor!”

Se me llenaron los ojos de lágrimas -seguramente sensible por el embarazo- y le dije: “Nada más lejano de la realidad ¡Todo en el mundo se divide. Sin embargo, el amor se multiplica!”

Cada hijo que llega al hogar es un cargamento más de amor, bendición y cariño. El tener una familia grande es una de las más hermosas experiencias que la persona puede vivir.

Si, claro, no es soplar y hacer botella. Implica una gran responsabilidad, mucha organización y dedicación. Seguramente, en algunos casos, significa privarse de algunas cosas. Pero es la inversión que más rentabilidad otorga. No sólo a corto, sino a larguísimo plazo, hasta el final de las generaciones. Ustedes dirán que es sumamente difícil. Voy a responder con las palabras de mi marido, ante esa misma pregunta: “No es tan difícil como ustedes creen ni tan fácil como yo lo digo, pero ¡vale la pena!”

Que el Todopoderoso otorgue la posibilidad de ser padre a todos aquellos que luchan con tanto valor y sacrificio para poder lograrlo. Y que todos aquellos que poseen la gran bendición de poder traer hijos al mundo, no la desperdicien y hagan que sea habitado por hombres y mujeres que reconocen la grandeza de Di-s.

Acerca de Juan Mayorga Zambrano

Juan Mayorga Zambrano, Ph.D. Profesor Investigador Ecuador
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Etica, Familia, Judaísmo, Justos entre las Naciones, Siete Leyes Universales. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “AMARAS A TU PERRO”

  1. Juan Ruesga Hernàndez dijo:

    … Amarás a tu perro…? Buen tema. Hay personas que crian perros de raza para hacer un negocio, y los cuidan exelentemente por ese motivo. Hay otros que los compran con la finalidad de regalarlos a algún ser muy querido; por ejemplo a un hijo. Ya que se dice, que un niño sin un perro…? es como un jardín sin flores. Y los hay quienes adquieren por medio de compra o regalo, a lagún perrito faldero, o guardían según sean las necesidades de cada persona. Y, sí…! Se llega a querer mucho a un perro, pero no al grado de ponerlo en lugar de un hijo. ¡Bueno: depende del grado psicológico del individuo.

    Por lo que respecta a la Torá: El Eterno no atiborró de chamacos (Niños) a las mujeres de los Patriarcas. Cuidó con mucho esmero a las mujeres de ellos. Dice la Torá que eran “Hermosas” Y una mujer despues de tener 10 hijos o “Los que D’s me mande” tiene todo… Menos hermosura. Nada mas pienso en una mujer que decidiera aceptar todos los hijos que le manden y tener que hacerse cesarea en cada parto…? Ó, tres cesareas en su estómago por tres hijos…? Como terminan sus piernas con las varices despues de cada parto? Y las hemorroides?. Conozco a mujeres que tienen hasta doce hijos, y para llamar a uno; nombran a todos. Todo se les olvida, están como locas; siempre gritando!!!. H’sm. Solo le dió un hijo a Sara. Pero a AbraHam le dió muchos, pero con distintas mujeres. A Rebeca le dió dos. A Jacob le dió doce; pero con cuatro mujeres distintas. Noemí, tuvo dos. Batshiva, solo a Shlomo. De Moises fueron dos, de José fueron dos, Y si seguimos; veremos que El Eterno quiere que tengamos familias numerosas…? pero para eso tienen que ayudar los hijos. Una mujer, merece tener una vida digna, sana, y hermosa. H’sm le pide también a la mujer, que le ame y le busque con ¡Todo su corazón, con toda su alma, Y con toda su mente! Y eso no lo cumple cuando se dedica a cuidar a muchos hijos…? Es mi punto de vista.
    Atentamente: Juan Ruesga Hernández. Reynosa Tamaulipas, México.

    • Gracias por su comentario Juan.
      Su punto de vista es respetable.
      Permítame le doy mi punto de vista.
      1) ¿Cree usted que una mujer deja de ser hermosa por tener 10 hijos? Quizás en lo físico. Pero la hemosura que menciona la Torá no es de ese tipo…
      2) Por otro lado, yo sí he visto mujeres que “aceptan los hijos que Dios les da” y son felices. Si quiere verlo con sus propios ojos, trate de viajar a Israel y – con respeto – mire a las familias ortodoxas.
      3) Una mujer con más de dos cesáreas no debería tener más hijos. Lo dicen los médicos y lo acatan los judíos ortodoxos…
      4) Yo conozco a mujeres con muchos hijos y recuerdan perfectamente a todos sus hijos y no se la pasan gritando. ¿No cree usted que cada caso debería ser analizado individualmente?
      5) No se puede afirmar que Dios quiere que todos tengamos familias numerosas. Dios quiere que cada quien aprenda a disfrutar de su parte en la tierra. Y, efectivamente, en una familia numerosa y equilibrada emocionalmente los hijos mayores van adquiriendo responsabilidades poco a poco…
      6) Es más fácil criar dos hijos con edades parecidas que a uno solo. ¿Sabe por qué?
      7) Cuando cumplimos con nuestros deberes como seres humanos nos acercamos al Creador. Las mujeres con bastantes hijos tienen la posibilidad de hacerlo a su manera.
      Juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s