¿Existe vida extraterrestre?


Por Simón Jacobson

Publicado en Noajidas.org

http://noajidas.org/mundo-noda-othermenu-34/563-iexiste-vida-extraterrestre

Las noticias de candente actualidad sobre la posibilidad, cada día más real,  de encontrar rasgos de  vida en Marte, suscitan  debates y foros en todos los círculos sociales.  Las puntualizaciones del judaísmo sobre de la perspectiva de la vida extraterrestre son particularmente interesantes.

Pero mientras reflexionamos sobre este fenómeno y sus múltiples consecuencias, surge una pregunta inquietante: ¿Hay referencias en la sabiduría antigua y los textos sagrados sobre vida en otros planetas? Quizá lo más importante: ¿Es la búsqueda de vida extraterrestre sólo un ejercicio de curiosidad, o es importante y relevante para nuestras vidas como seres humanos en esta Tierra?

El Rebe (de Lubavitch), ¡célebre por su intenso conocimiento tanto de la Torá y del Talmud, como en su enorme y vasta su erudición secular, habiéndose  graduado de la Universidad de Berlín y  la Sorbona, con títulos superiores en diversas disciplinas y ciencias, a menudo vinculaba cuestiones de actualidad y  avances científicos, amalgamándolos a conceptos espirituales, y en su estilo único, explicaba las implicancias personales y las aplicaciones prácticas de cualquier cuestión determinada.

En el verano de 1969, tras el segundo alunizaje, él abordó el tema de la vida extraterrestre.  Fundamentándose en el principio angular  de que la Torá es el modelo espiritual del universo, explicó que en ella están incrustados y codificados los avances y descubrimientos más sofisticados y de vanguardia. Después de todo, la ciencia, en esencia, descubre los secretos divinos de la naturaleza que han permanecido ocultos en existencia desde el principio del tiempo.

En el caso de la vida extraterrestre, la Torá  señala  su posibilidad, e incluso existencia. En el libro de Shoftim – Jueces – en el capítulo 5, Deborah recibió un mensaje de Di-s, que Él liberaría  al pueblo de las manos opresoras de Sisra. Ella envió un aviso a Barak, el hombre más influyente de Israel. Dijo que él reuniera a 10 mil hombres de Naftalí y Zebulún al pie del Monte Tabor y desafiaran a Sisra a una batalla. Barak sabía que era coraje lo que necesitaban, y pidió a Deborah que lo acompañara al frente del ejército, para inspirar a los pocos guerreros. Ella le previno también que la victoria a su vez, sería a través de una mujer.

En el Monte Tabor el pequeño ejército liderado por Deborah y Barak, armado con fe en Di-s, enfrentó al enorme ejército de Sisra armado hasta los dientes. De repente, Di-s envió una terrible confusión al enemigo kenaanita que huían desesperados. Pero Sisra logró escaparse y entró a casa de Iael, una mujer judía, esposa de Heber el Kenita.

Ella se alegró al verlo escapándose de la batalla. Ofreció su tienda para su descanso, le dio leche para que se duerma, pronto estaba roncando. Iael movida por un deseo de matar a este cruel y sangriento hombre, agarró un martillo y un clavo, y con toda la fuerza mató de un solo golpe a Sisra.

Deborah compuso su famosa canción alabando a Di-s por el gran milagro y poder. A los hombres de Israel que se entregaron  la guerra por la libertad. Elogió también el ejemplo de Zebulún y Naftalí que ofrecieron su vida. A Iael por el coraje de enfrentarse con el archienemigo de Israel, Sisra. Y durante 20 años vivieron en paz, bajo la protección de esta sabia mujer.

Cuando Deborah, la profetisa, entonó la canción de alabanza a Di- s por ayudar a su esposo  Barak a ganar su batalla contra el enemigo Sísra, encontramos en el versículo 20 que canta:

“Las estrellas, desde sus orbitas, lucharon contra Sísra.”  Y luego en el versículo 23 continúa: “Maldito Meroz, dijo el ángel de Di-s, malditos sean sus habitantes, porque no acudieron en la ayuda a la que Di-s los convocó”.

Pero, ¿quién es este Meroz? Según una opinión en el Talmud – la interpretación oral de autoridad sobre los textos bíblicos – Meroz es un planeta (Tratado Moed Katan 16a).  En consecuencia, los “habitantes” de “Meroz” refieren a habitantes  en otro planeta.

El contexto en que se encuentra la referencia a Meroz,  fuerza al Talmud a definirlo  como un planeta (y no como una ciudad vecina), ya que está  precedida por el versículo que dice “las estrellas, desde sus órbitas, lucharon contra Sísra.”  Por lo tanto, se deduce que Meroz se refiere a un cuerpo celeste, cuyos habitantes no acudieron a socorrer a Barak.

No obstante, las formas de vida extraterrestre, son distintas a la humana.  Esto se basa el principio que la vida humana, dotada de la capacidad de elegir entre el bien y el mal, fue otorgada exclusivamente a los humanos en esta tierra.  Todas las demás criaturas cumplen con un “programa” inherente a su composición natural, las leyes de la naturaleza que tienden a mantener un equilibrio esencial.  La raza humana es la única a la que se le dio libre albedrío, y habida cuenta de la Torá, la palabra de Di-s y la ley, pueden decidir libremente por el mal o por el bien.

Por lo tanto, estas formas de vida extraterrestre son no inteligentes, es decir, pueden ser minerales, vegetales o animales, u otro tipo desconocido para nosotros, pero nunca seres dotados de intelecto para distinguir el bien del mal.

De hecho, el ser humano es el “centro” de la creación, no necesariamente en un sentido espacial, sino cualitativamente: el hombre tiene el poder de dominar e influir en el curso de la naturaleza, ya sea constructiva o destructiva. Así, cualquier descubrimiento de vida extraterrestre sólo intensifica nuestra responsabilidad de proteger, mejorar y elevar a todo el universo en todos sus elementos – mineral, vegetal y animal – y transformar a los canales de energía divina mediante la utilización de ellos para una mejor y más virtuosa vida.

Cada persona, es un microcosmos que contiene y refleja a  todo el universo y su multiplicidad de componentes.  El hombre es un pequeño universo, el universo es un organismo de gran tamaño.  Estamos interconectados y somos interdependientes con el mundo en que vivimos.  El mundo se eleva a través de nuestro perfeccionamiento personal.  Cuanto mayor sea la magnitud del cosmos y las galaxias, mayores son las oportunidades en la comprensión de nosotros mismos.  Mientras tratamos de conseguir la perpetua búsqueda humana hacia lo desconocido – y nuevos y emocionantes descubrimientos que se despliegan a lo largo del camino – más nos llama la atención el respeto absoluto de la existencia y de la divina sabiduría que conduce este gran proyecto.  Y cuanto más pone de relieve el poder confiado a nosotros: de santificar el mundo en que vivimos – la integración de espacio interior y exterior.

Evidentemente, la humanidad continuará la búsqueda de otras formas de vida en las galaxias. Parece que esto es intrínseco e innato a la naturaleza humana, el saber que existe otra vida además de la nuestra.

Esto nos lleva a reconocer un significado más profundo en esta búsqueda sin fin: ¿Cómo esta búsqueda – que se remonta a los tiempos bíblicos -, debe generar en cada uno de nosotros una mayor sensibilidad y compromiso con la vida a nuestro alrededor, tanto la cercana como la lejana.

Anuncios

Acerca de Juan Mayorga Zambrano

Juan Mayorga Zambrano, Ph.D. Profesor Investigador Ecuador
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Ciencia, noajidas.org. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s