Competitividad Leal


Hace algún tiempo trabajé en un modelo matemático que permite establecer las calificaciones en un Sistema de Evaluación Basado en Competencias. Trabajé en conjunto con un colega chileno que se identifica con la izquierda chilena, una izquierda bastante moderada por las vivencias del pasado y las características presentes de la economía chilena.

Mi colega buscaba que nuestra herramienta no deje “botados” a los estudiantes con mayores dificultades para alcanzar las competencias en un determinado curso. Por otro lado yo buscaba que se promueva la competitividad a base de un sistema de dferenciación mediante intensivos.

Al trabajar en equipo, alcanzamos una herramienta bastante interesante que cumplía los dos objetivos. Jamás le generó resquemores a mi colega la palabra competitividad. Los dos quedamos satisfechos con el resultado y el tiempo mostró que los estudiantes también aprecian el mecanismo de calificación.

El concepto que manejamos era el de Competitividad Leal. No competir por competir sino que competir con ética y respeto al derecho ajeno. 

Jugando un poco con las palabras podemos decir que en Chile hasta la izquierda es de derecha. Por otro lado en mi Ecuador querido, desafortunadamente, hasta la derecha parece ser de izquierda… Hay un miedo encarnado en todos los niveles de la ciudad a competir. La competencia suena como sinónimo de amenaza y eso parece ser una fuente de alimentación para el actual sistema de gobierno: la gente no se complica con que le quiten derechos civiles y libertades básicas como el derecho a expresarse en tanto que le ofrezcan “protección” ante la “amenaza” de la competencia externa.

Para que tenga una muestra, lo invito a leer el siguiente artículo de Pedro Valverde Rivera.

_____________________________

Pedro X.Valverde Rivera |  
   
 

¡Ahí viene el cuco!

 
 

El Universo, 14.11.2008

La prensa local ha dado cobertura en estos días a la disputa que se ha desatado por la solicitud presentada por la empresa LAN para operar vuelos nacionales a partir de inicios del año 2009.Imagínense ustedes, cómo se le ocurre a LAN, que ya gana bastante plata operando eficientemente en todo el mundo, venir a querer meterse en el negocio de los vuelos nacionales en el Ecuador.

¿Cómo es posible que se le permita entrar al mercado a generar competencia, a obligar a las compañías locales a mejorar sus servicios, el mantenimiento de sus aviones y la puntualidad de sus horarios?

Tan cómodas y tranquilas han estado las compañías locales  todo este tiempo, sin tener la competencia de una gigante del transporte aéreo mundial.

Por si acaso, no tengo relación personal ni familiar con funcionario alguno de LAN, ni comercial de ninguna naturaleza directa o indirectamente.

Este artículo lo escribo como ciudadano común, usuario por muchos años del servicio de transporte aéreo nacional y del servicio de transporte aéreo internacional.

Y como tal puedo dar fe del excelente servicio de esta aerolínea en las diferentes rutas que he utilizado en los últimos años, en detrimento del mal servicio de algunas líneas aéreas nacionales, especialmente de aquella que aun no puede siquiera competir internacionalmente, a pesar de haberlo anunciado hace algún tiempo con bombos y platillos.

Pregunte usted, amigo lector, si tiene algún amigo a familiar que viva en Perú o Chile, sobre el servicio de vuelos internos de esta compañía y cómo su incursión en esos mercados internos elevó el estándar general del servicio de las competidoras.

No se trata de LAN; puede tratarse de cualquier otra aerolínea del nombre y color que a usted le guste; se trata de la forma como en el Ecuador cierto sector empresarial se resiste a competir.

Se trata de la forma en la que, en lugar de  aceptar el reto y progresar con la competencia, ciertos empresarios pareciere sentirse dueños del mercado y apelando a un mal entendido nacionalismo pretenden postergar y diferir inversiones y elevar los niveles de calidad de los bienes y servicios para los consumidores ecuatorianos.

Lo lamentable es que esta situación no solo se da en el mercado del transporte aeronáutico comercial, sino en muchos otros sectores, como la banca, por ejemplo.

Como si no fuese suficiente desaliento para la inversión extranjera la inseguridad jurídica del Ecuador y el atropello a las instituciones democráticas, elevada a la máxima potencia en estos tiempos de la revolución ciudadana, ahora, los arriesgados capitales que deciden aventurarse por estas tierras son embestidos por los que pretenden encerrarse al desarrollo y con ello privar a la ciudadanía ecuatoriana del derecho que tiene de escoger libremente bienes y servicios de alta calidad como en cualquier otro país del mundo.

Ojalá el cariño y aprecio que aparentemente le profesa nuestro Presidente a doña Michelle Bachelet permita que esta multinacional del transporte aeronáutico comercial ingrese al mercado local para beneficio y seguridad de los ecuatorianos.

¡Y como en estos tiempos todo lo resuelve el  líder supremo, a lo mejor en esta ocasión se nos da el milagrito!

Anuncios

Acerca de Juan Mayorga Zambrano

Juan Mayorga Zambrano, Ph.D. Profesor Investigador Ecuador
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Dictadura, Economía, Ecuador, Etica, Política, Populismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s