Asimilación: lo igual disuelve a lo “igual” (1)


Un amigo judío que es el capitán de mi equipo de ajedrez tenía harta curiosidad por mi persona. Sana curiosidad. Habíamos converzado sobre política, economía, ajedrez, etc. Sabía que soy sudamericano y que trabajo en el Technion. Un día que me llamó para avisarme sobre la hora y lugar que tenía que jugar nuestro equipo, no se aguantó más y me pregunt’o si era judío o cristiano. Le dije que ninguna de las dos cosas, que era noájida desde hace años… Le llamó la atención el nombre de esa “exótica” religión y me pidió que le contase de que trataba…

Cuando nos encontramos estaba muy emocionado por saber sobre esa cosa llamada “Noajismo” y sus “Siete Leyes”. Le expliqu’e brevemente. Primero que nada me felicitó en los mayores t’erminos por ser un “gentil justo” pero su rostro mostraba una decepción: ‘el esperaba saber sobre una “nueva religión”. No esperaba encontrarse con que el Noajismo está intrínsecamente ligado al Judaísmo Ortodoxo. De esto último, no quiere saber nada – es un judío asimilado (a la cultura occidental).

Pero mi amigo, quien es una excelente persona, no es un caso aislado…

“Se llama asimilación al fenómeno de fusión de un grupo social determinado y de sus miembros dentro de otro grupo. Este proceso conduce a la pérdida de los rasgos específicos y al abandono paulatino de la tradición, de la cultura y las costumbres de un grupo hasta in­tegrarse totalmente a los hábitos y la tradición del otro”. S. N. Eisenstadt, Enciclopedia Hebrea, Pág. 793- 795

Nota.- Judío es quien nace de vientre judío o quien ha cumplido con el riguroso y largo proceso halájico de conversión.

Me subo al bus que me lleva al Technion (donde trabajo) y estimo (me da vaguería contar) que hay unas 25 personas a bordo. Como no puedo dejar de ser ma-temático hago una rápida distribución del conjunto de pasajeros. Haber: 1 que parece judío “judío”, 1 que parece judío, 1noájida observante (yo mismo) y el “resto”…

El pasajero que parece judío “judío” es un caballero como de mi edad, barbudo, con sombrero negro, camisa blanca, calzado negro, un par de “piolas” blancas que parecen venir desde debajo de la camisa y que caen paralelas a las piernas.

El pasajero que parece judío (a secas) es un joven que usa una kippá en su cabeza. Si se quitara la kippá lo hubiera asignado al subconjunto “resto” pues viste igual que sus elementos.

En el “resto” hay varias tonalidades de piel entre sus elementos, pero todos se ven occidentales. Uno lleva una camiseta “I love NY”. Otra viste (o mejor dicho se desviste) con un vestido que como un amigo m’edico diría “deja ver hasta el hígado”…

En fin, creo que ese tipo de escena ya lo he visto antes: en el metro de Viena, en Trieste y en París. Nadie diría que viajo en un bus del Estado Judío…

A la tarde cuando regreso a casa, me detengo a comprar en un supermercado y ahora sí parece que estoy en el Estado Judío. Todo kosher: pan, leche, fideos, pasta de dientes, etc. Todo kosher en tanto que me fijo sólo en los productos…

Pero los pasajeros del supermercado parecen repetir la historia del bus: 1 comprador que parece judío “judío”, 1 que parece judío, etc.

Hace algún tiempo un colega que no gusta para nada del modelo de vida de la sociedad estadounidense planteaba que “los EEUU asimila a 50.000 judíos por año”. Mi respuesta fue (y es) que son 50.000 judíos los que, por falta de conocimiento o “comodidad” se dejan asimilar. El judío fiel a su tradición lucha por no asimilarse. De igual manera el noájida fiel a sus mandamientos lucha por no ser absorbido por cultura occidental u oriental alguna cuando va en contra de sus obligaciones”.

Si fuera cierto el tipo de argumento de mi colega entonces tendría que decir que el Estado Judío tambi’en asimila a miles de judíos por año! Pero ni los Estados ni las Culturas o Sociedades asimilan por si mismos.

En general, el proceso de asimilación esta ligado a tres factores principales, vinculados entre sí:

1) La predisposición y la voluntad del grupo que se asimila para recibir los fundamentos de la cultura y las costumbres del pueblo al que se asimila.

2) Las presiones ejercidas por el grupo asimila­dor sobre el grupo que quiere asimilarse o las presiones propias a las condiciones sociales del lugar.

3) La predisposición de la sociedad que asi­mila para recibir en su seno a los miembros del grupo que quiere asimilarse y de inte­grarlos a sí misma. S. N. Eisenstadt, Enciclopedia Hebrea, Pág. 793- 795

Es la valoración de su propio legado lo que le ha permitido al pueblo judío sobrevivir durante siglos de exilio. Las sociedades en las que vivieron siempre presentaron ante el pueblo judío la alternativa asimilacionista y muchos cayeron. La asimilación pudo erigirse como una alternativa ante la anunciada expulsión de España en 1492 o como un ideal de progreso como el “melting pot” estadounidense.

“Aquel es un americano. Quien dejando atrás de sí todos sus antiguos prejuicios y costumbres, toma nuevas maneras del nuevo estilo de vida que ha abrazado, del nuevo gobierno al que ahora obedece, y del nuevo estatus que ahora tiene… aquí están todos incorporados en uno de los mejores sistemas de población que haya existido” − J. Hector St. John de Crevecoeur, Letters from an American Farmer.

Pero, finalmente, la decisión de asimilarse o no depende del individuo. Tal decisión está a su vez fuertemente ligada al tipo de educación que ha recibido el individuo.

Como en química, acá se aplica el principio de que “lo igual disuelve a lo igual”. La educación determina en buena medida aquello a lo que el individuo termina considerando su “igual”, aquello en lo que puede darse el lujo de “disolverse”. Esto es tremendamente cierto cuando llega el momento de escoger pareja para casarse.

“La razón más simple no es que ambas parejas se conocieron en UCLA, una universidad gigantesca con muchos estudiantes judíos y asiáticos. La cosa va por otro lado. Los hijos de mi amigo recibieron en Am’erica una educación Judía pasada de moda, secular y de clase media, y para personas como ellos no hay muchas judías estadounidenses de similar perfil con quien se pudieran casar. Para muchachos como ellos hay mayor probabilidad de que encuentren pareja entre las asiáticas y otras inmigrantes de grupos humanos con ganas de estudiar, trabajar fuerte y que valoren la familia, que entre las judías americanas”. Larry Derfner, Nice Jewish boy, nice Asian girl, Jerusalem Post (Julio 2008)

Ahora bien, la motivación principal para esta nota no era tratar con la asimilación judía sino con la asimilación noájida. Ese será el tema de la segunda parte. Esta parte ha tratado solamente de presentar un marco referencial.

_______

Sobre el autor: El Dr. J. Mayorga es Matemático de profesión, Suma Quan Laude y mejor graduado de su promoción en Escuela Politécnica Nacional – Ecuador. Obtuvo su Doctorado en Ciencias de la Ingeniería (Mención en Modelamiento Matemático) en Universidad de Chile – Chile. Su trabajo de investigación tiene que ver con métodos matemáticos de la Mecánica Cuántica. Fue representante en Chile y coordinador internacional de Fundación Luz de Vida, creada con el propósito de promover entre los hispanoparlantes la observancia de las Siete Leyes Universales, herencia de las naciones de acuerdo con la tradición judía. Ha traducido del inglés al español “Los Siete Colores del Arco Iris” (Y. Bindman), “El Camino del Gentil Justo” (Ch. Clorfene & Y. Rogalsky) y “¿El Verdadero Mesías?” (A. Kaplan).

Anuncios

Acerca de Juan Mayorga Zambrano

Juan Mayorga Zambrano, Ph.D. Profesor Investigador Ecuador
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Educación, Familia, Hijos, Israel, Judaísmo, Justos entre las Naciones, Noajismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Asimilación: lo igual disuelve a lo “igual” (1)

  1. Renton dijo:

    Un tema muy interesante!

    A veces, cuando viajas en el metro de Barcelona parece que estás en los pasillos de la ONU, ya sabe, gente de todos los rincones del planeta.

    Esperaré la segunda parte.

    😐

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s