Lágrimas de alegría


El día de ayer puse un post bien sentido, producto de lo impactante de las imágenes que relataban el atentado terrorista en Jerusal’en. Eran lágrimas de impotencia al ver el sufrimiento causado por el odio gratuito.

Hoy volví a estremecerme. Pero de alegría.

Pens’e ver noticias deportivas al encender mi computador por la mañana. Esperaba enterarme de qu’e había pasado con un equipo de fútbol de mi país… Pero me encontr’e con algo cien mil veces mejor, la noticia de la liberación por parte del Ej’ercito colombiano de 15 secuestrados que estaban en manos de la organización narcoterrorista FARC. Entre los liberados se encuentra la ex-candidata a la presidencia de Colombia, Ingrid Betancourt.

Firmeza como la que demuestra el gobierno de Colombia y su ej’ercito es lo quede aprender el gobierno de Israel. Primero velar por la seguridad de sus ciudadanos y entonces, presentar una propuesta de paz. Porque la paz verdadera, se sostiene en elementos de justicia y es perdurable. Por el contrario, una paz sostenida en principios ingenuos de que los terroristas van de la noche a la mañana a volverse interlocutores válidos, es como un castillo de naipes: al primer soplo se cae.

Ingrid Betancourt relata su liberación (I)
Ingrid Betancourt relata su liberación (II)

Anuncios

Acerca de Juan Mayorga Zambrano

Juan Mayorga Zambrano, Ph.D. Profesor Investigador Ecuador
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Colombia, Etica, Latinoamérica, Plagio, Política, Terrorismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s