En una escuela de Iafo el español une a jóvenes de tres religiones


Aurora Digital, 21.02.2008

Por Mariano Man

Jueves a las 11.30 de la mañana en el patio de la escuela secundaria municipal Zain de Iafo. Una multitud de adolescentes corre hacia la salida y en la estampida se puede reconocer el olor a pelea entre dos alumnos.

Gritos, cantos y uno de los jóvenes que pasa junto a un grupo que lo alienta. Una riña de escuela secundaria común si es que no fuera que la escuela Zain no es un lugar común.
La institución educa a chicos que vienen de hogares problemáticos, de ambientes de drogadicción, violencia familiar y pobreza. Además, es una escuela que nuclea a alumnos judíos, musulmanes y cristianos, es decir, un espacio que debe afrontar muchas dificultades y tener amplia dedicación para convertirse realmente en lo que se llama un segundo hogar -o primero- para los adolescentes.

La escuela como tal tiene la vocación de reunir a los jóvenes sea cual fuere su procedencia y para ello tiene como concepto una cantidad de actividades para lograrlo. Una de ella es la enseñanza del idioma español a partir de segundo año.
El español se enseña allí desde hace varios años pero tomó un impulso mayor luego de que la profesora de origen argentino Dalia González comenzara a dar clases allí cuatro años atrás. “Para mí es un orgullo enseñar aquí y el hecho de que cuatro alumnas ya se hayan graduado en Idioma Español lo confirma”, dice González y remarca que siendo una materia optativa el castellano tiene una aceptación muy superior a otras lenguas como el árabe o el francés. “De un curso, 25 alumnos prefieren el español, ocho el francés y cinco el árabe”, remarca la profesora.

Según ella, el español funciona muy bien con el concepto de la escuela. Tener algo en común, los problemas, los logros, un idioma.
Esa mañana de jueves, Aurora fue a cubrir un acto especial: el Instituto Cervantes de Tel Aviv junto a la Embajada de España donarían 80 volúmenes en español para la biblioteca de la escuela. Toda una revolución para los alumnos.

La historia previa a la donación cuenta que la directora general del Departamento de Español del Ministerio de Educación, Beatriz Katz, fue la gestora inicial de la iniciativa que las autoridades del Cervantes comprendieron como una necesidad propia. Una escuela que enseña español debe contar con libros en español.

El doctor Alberto Madrona Fernández, jefe de Estudios del Cervantes, afirma que el Instituto habló con la Embajada de España en Israel y se reforzó la idea de colaborar con los jóvenes, “darles un regalo útil”. “Son libros de lectura, clásicos de la literatura en español, diccionarios, atlas y libros de ortografía”, describe Madrona, que recuerda que la directora del Instituto Cervantes Rosa Moro tuvo una reunión con el director de la escuela, David Ben Zohar, la profesora González y el cónsul de España en Israel y responsable de asuntos culturales de la Embajada, Manuel Durán.
De acuerdo a Madrona, lo que tiene España en Israel son lectores universitarios. No hay donaciones sino partes de programas de estudios sin ninguna repercusión.
En este caso, los libros fueron especialmente seleccionados para el público adolescente, el que aprende más rápido. Entre ellos hay títulos de Leopoldo Alas “Clarín” y Mario Vargas Llosa.

Jueves a las 12 en la biblioteca de la escuela Zain más de veinte alumnos esperan ansiosos la entrega de los libros. Frente a ellos están el director escolar Ben Zohar, el cónsul español Manuel Durán, su profesora Dalia González, la funcionaria del Ministerio Beatriz Katz, la directora del Cervantes Rosa Moro, Madrona y el bibliotecario del instituto Arturo Munguía.

Los jóvenes que están allí entienden en mayor o menor grado el idioma español. Algunos no lo hablan pero sí lo comprenden. La mayoría tiene una base idiomática ganada luego de horas y horas de telenovelas.

Allí, antes de la entrega de los libros, la profesora González lee un discurso íntegramente en español y destaca la palabra “gracias”.
No se trata éste de un acto político sino de la primera acción coherente del mundo hispanoparlante que existe en Israel con la necesidad de un colectivo, el de los alumnos de español nativos.

“Este año el Cervantes cumple diez años en Israel, Israel cumple 60 años y en 2007 se cumplieron 20 años del establecimiento de relaciones diplomáticas con España. Nos gustaría hacer más actos como este para que se vea en Israel el interés de España en la difusión del idioma”, dice Madrona.

Entretanto, Aurora habla con tres alumnas avanzadas de español. “Miré muchas telenovelas y la profesora nos enseña muy bien. Me gusta más que cualquier otro idioma”, dice Livar, una de ellas.

Más tímida, Oranit remarca: “Escuchamos música. Vemos televisión Me da vergüenza hablar”. Todo en perfecto español.
Finalmente, Manar, explica: “Yo empecé con las telenovelas. Después, al escuchar las palabras en español empecé a escribir y después, cuando estudié con Dalia, ella me corrigió”.

Livar, por ejemplo, habla con su mamá porque en su casa hablaban ladino pero normalmente no practican el idioma fuera de clase o frente al televisor.
Respecto al concepto que dice que idioma que no se practica se olvida, Manar afirma: “El amor a este idioma no nos permite olvidarlo. No hemos leído libros, no sabíamos dónde conseguirlos pero ahora tendremos en la escuela y junto a las fotocopias de Dalia leeremos más aunque ya conocemos bien a Alfonsina Storni porque también usamos internet en español”.

Ya cerrando la jornada, Beatriz Katz describe que la donación fue “una manera muy concreta de manifestar el apoyo de una de las embajadas que representan al mundo hispanoamericano en el país”.

Para Katz, esta acción es el inicio de un camino. “El Instituto Cervantes no eligió de casualidad la escuela; hay un mosaico de religiones y aquí se aprende a respetar al prójimo. Este es uno de los marcos óptimos para aceptar y reconocer a un diferente. Y creo que una clase de español es el mejor lugar de encuentro”, manifiesta.
Respecto a iniciativas oficiales para con la difusión del idioma, Katz recuerda que en el último año el Ministerio de Educación a través de su Departamento de Español presentó de manera oficial un plan de actividades extracurriculares para todos los estudiantes de la orientación que lamentablemente se vio truncado por el tema de la huelga.

Mediodía del jueves. Fin del evento. Comienzo de una nueva etapa de la enseñanza del español en la escuela secundaria municipal Zain, esa de la pelea, los problemas sociales y las tres religiones en un mismo recinto. La del idioma español como agente cohesionador de culturas.

Mariano Man
Anuncios

Acerca de Juan Mayorga Zambrano

Juan Mayorga Zambrano, Ph.D. Profesor Investigador Ecuador
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Familia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s