Bendita su memoria


Por Carmen H.

Ayer me enteré que mi abuelo paterno de 99 años había muerto. Es un golpe muy duro, en especial porque estoy muy lejos de mi país (Ecuador). Me contarón que se quedó dormido y ya no despertó, murió cuando dormia sin sentir nada de dolor.

Hace unos meses estuve en Ecuador y pude verle, y a pesar que ya no le quedaban vivos ni su esposa ni ningún amigo, y que incluso uno de sus hijos (mi padre, de bendita memoria) también se le adelantó en el tiempo, él comento que quería seguir viviendo.

A sus 99 años, con una mente lúcida, con un deseo por seguir viviendo (a pesar de que el resto de amigos se habían ido) murió, respetado y querido, sin que nadie pueda decir nada malo de él.

Me pregunto: ¿cuántos de nosotros quisieramos que el día de nuestra muerte sea con esa paz?, la verdad yo sí.

El crió a más de sus dos hijos, un niño que no era suyo, a quien siempre lo trató igual que a un hijo. Ahora él también llora la partida de su padre. También crió otro niño que le decía abuelo y seguramente a pesar de la distancia (está en Australia) él también llora su muerte.

Por más que quiero encontrarle algún defecto (que seguro que los tenía), no recuerdo haberle oido una queja, un reproche o algun mal comentario sobre persona alguna, ni contra Dios: ni cuando murió su hijo ni cuando murió su esposa.

Alguna vez escuche que sólo la gente justa muere con ese tipo de tranquilidad. No sé si sea verdad o no, pero en el caso de mi abuelo creó que esto se cumplió.

Ahora me queda hacer todo lo posible para llevar una vida mejor que la de mi abuelo, y espero superarlo en años y en bondad y ojalá el día de mi muerte llegue con la misma paz con la que a él le llegó.

Te quiero papito Lucho.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Familia, Noajismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Bendita su memoria

  1. Daniel Lopez dijo:

    Q bonitas y sinceras palabras Carmen, aunque ya lleven años de que la escribió, se sienten llenas de vida!!!
    Un verdadero agrado leer sus artículos, entré porque me voy a contactar con su esposo para hacerle algunas preguntas sobre cómo hizo para invitar al moré a Chile, a ver si alcanzo a seguir sus pasos.
    Quiera Dios que la memoria de su abuelo cada día ilumine más el mundo, por medio de quienes le recuerden.

    Un abrazo a la distancia.

    Daniel López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s