El Síndrome de Jerusalén


La policía (de Israel) colocó una unidad en la ciudad (de Jerusalén) — sagrada para judíos, musulmanes y cristianos — para atender a la minoría de turistas que cada año creen ser personajes de la Biblia, y los hospitales cuentan con guardias especiales para atender a los viajeros díscolos

Entre risa y pena leí el siguiente artículo:

___________________

Venga a Jerusalén, vea al Mesías

Reuters.

22 de diciembre de 2007

Por Ari Rabinovitch

JERUSALEN (Reuters) – A medida que se acerca la Navidad, los cristianos de todo el mundo se dedican a pensar en la Tierra Santa y en las grandes figuras de la Biblia.

Para algunos que van de visita, la energía religiosa es suficiente para hacerlos recitar las escrituras en la calle o para proclamar ser el Rey David o Jesús.

El fenómeno es conocido como el Síndrome Jerusalén, si bien los psiquiatras no están de acuerdo en si puede o no afectar de otro modo a personas saludables, o hace que sólo aquellos proclives a la psicosis crean que han visto el Mesías.

La policía colocó una unidad en la ciudad — sagrada para judíos, musulmanes y cristianos — para atender a la minoría de turistas que cada año creen ser personajes de la Biblia, y los hospitales cuentan con guardias especiales para atender a los viajeros díscolos.

El operador turístico Avi Green afirmó durante una caminata por la ciudad antigua de Jerusalén en el 2003, un estadounidense de 19 años vio las piedras del Muro de los Lamentos abrirse para dejar emerger al Mesías.

El Muro de los Lamentos uno de los sitios más sagrados del judaísmo.

“El tuvo una visión en la que las piedras del muro se abrían y que el Mesías aparecía y le hablaba,” dijo Green. “Se puso delirante y violento y tuvo que ser hospitalizado,” agregó.

Cada año, entre 30 y 40 turistas son ingresados al hospital por comportamientos similares, indicó el doctor Gregory Katz, jefe de la unidad de emergencia del Centro de Salud Mental Givat Shaul. De aquellos, sólo a unos pocos se les diagnostica el “verdadero” Síndrome de Jerusalén.

“Es extremadamente inusual. Se trata del Síndrome Jerusalén solamente si la persona no ha tenido problemas psiquiátricos anteriormente,” dijo Katz. “Usualmente ocurre durante su primer viaje a la Tierra Santa,” sostuvo.

La mayoría son pacientes de mediana edad con fuertes creencias religiosas, provenientes de pequeñas ciudades en Estados Unidos o Escandinavia, dijo Katz. Usualmente se encuentran participando de excursiones organizadas por grupos religiosos y desarrollan una sensación éxtasis cuando ven los lugares sagrados mencionados en la Biblia.

“Si a eso se le agregan los problemas por el cambio de horario y el no dormir algunas noches, empiezan a identificarse con personajes bíblicos,” precisó.

“Uno puede verlos vestidos de blanco y predicando en sitios sagrados. Esa conducta puede ser peligrosa,” añadió.

Katz describió la progresión del síndrome en un artículo publicado en la Publicación Británica de Psiquiatría en el 2000. Empieza con una agitación y una urgencia por visitar la ciudad cuenta propia y termina con la necesidad de ponerse una toga y de dar un sermón en un lugar sagrado.

Describió a una mujer de 35 años que formaba parte de una excursión grupal cristiana, quien después de cuatro días sin dormir creyó que era la Virgen María. La mujer salió caminando de su habitación de hotel vestida con una sábana blanca y comenzó a predicar sobre no cometer pecados.

El episodio dura unos cuantos días, después de cual la persona usualmente no recuerda lo que sucedió, explicó Katz.

POLICIAS PARA TURISTAS

En 1986, Victor Wadhawkar ayudó a conformar la unidad de policía turística israelí para ocuparse de los viajantes extranjeros. Cada vez que hubo un informe de un turista perturbado, su equipo era enviado al lugar.

“Nos ocupamos aproximadamente de una decena de turistas delirantes al año (…) con un clímax durante las vacaciones de Navidad y Pascua, cuando más pasean por los alrededores y visitan los lugares sagrados,” indicó Wadhawkar, quien se retiró después de trabajar 14 años en la unidad.

Narró que hace tiempo una mujer de unos 60 años desapareció durante la Pascua cuando su grupo realizaba una excursión a Jerusalén. Su esposo, desesperado, llamó a la policía.

“La encontramos a la mañana siguiente en Belén cerca de la tumba de Raquel (la matriarca bíblica). Había caminado por la noche unos nueve kilómetro,” contó. “Nos dijo que no se acordaba de nada, sólo que había recibido una señal,” agregó.

Otros psiquiatras dicen que el Síndrome Jerusalén no es en sí mismo un desorden sino una manifestación de otras psicosis.

“No es Jerusalén lo que los hizo psicóticos. Ellos tienen alteraciones previas y la euforia (de Jerusalén) incrementa su comportamiento,” dijo Moshe Kalian, psiquiatra local.

En la mayoría de los casos, los viajeros delirantes vinieron con una misión mesiánica en mente y Jerusalén sólo fue un escenario sobre el cual llevarla a cabo, estimó Kalian.

En dos artículos publicados en revistas de salud mental, Kalian relata numerosos casos de conducta errática entre peregrinos que visitan Jerusalén que se remontan a la Edad Media. En la mayoría de los casos los delirios de los viajeros comenzaron en otra parte.

“La conducta excéntrica y comportamiento bizarro de aquellos visitantes pintorescos pero psicóticos se manifiesta dramáticamente una vez que llegan a la Ciudad Santa, un lugar geográfico que contiene el ‘eje’ de sus creencias religiosas,” escribió.

Anuncios

Acerca de Juan Mayorga Zambrano

Juan Mayorga Zambrano, Ph.D. Profesor Investigador Ecuador
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s