Cuidando la educación de nuestros niños


Consulta. Hola. Mil gracias por contestar y que linda labor hacen al guiar y orientar al que aún se encuentra perdido y quiere encontrar el camino como lo estamos afrontando mi esposo y yo… Son muchas las cosas que nos indagan y son muchos los dolores que ahora afrontamos, sobre todo yo.
Espero que como noájidas (tú y tu esposa) y con base en su experiencia me puedan ayudar y orientar. Adelanto mis más sinceros agradecimientos, muy salidos del corazón – ahora en estas fiestas decembrinas, un motivo de agustia y confusion para mi….

Soy Diana, esposa de Alvaro. Poco a poco me he ido interesando en este “nuevo despertar” como le he llamado últimamente. Era católica y ahora estoy en el estado de “transición” muy difícil para mi por cierto, pues es tumbar y erradicar de mi vida muchas creencias y asimilar algunas otras nuevas. Alli estoy en el camino junto con mi esposo, encontrando la luz y por supuesto muy inquietos pero constantemente acompañados de la bendición de nuestro Padre celestial.

Mi inquietud en relación al tema de las fechas de diciembre es la siguiente, espero que puedan comprenderme:
tenemos dos hijos, un niño de 6 y una bebé de 2 años… No sé, no tengo idea, me preocupa y no puedo estar tranquila en cómo enseñarle a mi hijo el verdadero camino y sus verdaderas creencias cuando:
1. estudia en un colegio en el que se le infundan las tradiciones decembrinas católicas (y eso que el colegio no es propiamente católico), 2. nuestras familias son exageradamente católicas, así que nos tildan de débiles, mentes frágiles, fácilmente manipulables etc. y hasta nos provocan. 3. en el barrio se está organizando actividades navideñas y demás que quisieramos evitar pero la gente del barrio también es muy católica y nos han tildado de raros por no compartir del todo sus creencias (y eso que aun estoy en la etapa de transición).

Entonces no sé qué hacer. Mi esposo es un poco más calmado para manejar este tipo de sucesos, pero yo no, yo me preocupo, me angustio y no quiero ocasionarle ningún mal emocional a mi hijo ni que se confunda ni que se ponga triste porque no le sabemos explicar o no sabemos como hacerle ver las malas creencias de TODO EL MUNDO que le rodea. Es difícil y espero que logren comprender la magnitud de mi preocupación …

¿Acaso tengo que meter a mi hijo en un colegio judío para que sea más fácil para nosotros su verdadera educacion espiritual? Y, ¿cómo hacemos para que nuestra familia nos respete, nos tome en serio y no provoquen o se burlen del nuevo estilo de vida espiritual que queremos iniciar y sobre todo que nuestro hijo salga bien librado de esto?
Por supuesto que de lo aprendido con el niño mayor será mucho más fácil con la pequeña que apenas empieza a entender …

Lo que puedan decirme, en lo que puedan colaborarme será una voz de aliento para una madre desesperada noájida que apenas esta iniciando “el verdadero camino”

Diana

___________

Respuesta.

Hola Diana

Soy la esposa de Juan. Leí su carta. Permítame contarle mi experiencia como mujer y madre de un niño de 6 años y una niña de 4 años. Entiendo perfectamente la situación suya, pues hace dos años atrás pase por lo mismo, respecto a la educación de mis niños en escuelas donde les enseñaban religión (aun cuando las escuelitas eran oficialmente públicas y laicas). Estaba como usted confundida, temerosa y hasta desesperada. La ayuda de mi esposo fue muy importante en la etapa de transición de la idolatria al Monoteismo. Recuerdo que, en cierta forma, me daba vergüenza hablar con la profesora de mi niño para que no participe en actividades idolátricas. Así que le pedía a mi esposo que el hiciera esa parte; luego yo hacia el resto del trabajo. Me refiero a que después que mi esposo le explicaba a la profesora sobre nuestra posición sobre la religión, lográbamos la autorización de la misma para cambiar las “páginas de navidad” (por ejemplo) del texto de estudios del niño. Yo me daba el trabajo de repetir las páginas, con las mismas instrucciones (pegar, recortar, pintar, señalar), pero con diferentes dibujos que los obtenía de internet respecto a Jánuca. Una vez recuerdo que me tocó cambiar una unidad completa del texto. No fue necesario dar más explicaciones a la profesora. Ella misma, cuando a los demás niños les ponía hacer un “papa noel” (por ejemplo), a mi hijo le hacía hacer un dibujo de una persona cualquiera. Eso con respecto a la escuela.

Con respecto a mi niño, buscamos con mi esposo una forma para que nuestros niños no extrañen o deséen las cosas que “se hacen en navidad”, así que decidimos celebrar Jánuca a la manera noájida, no hubo necesidad de darles mayor explicación, ellos se deleitan sabiendo que su familia festeja 8 días Jánuca y los otros niños sólo 1 día navidad. Así que por los niños no hay que preocuparse tanto, ellos son muy inteligentes y entienden rápido una corta explicación de por qué nosotros no celebramos navidad y sí Jánuca.

Recuerdo, a manera de anécdota, que mi niño les decía a sus compañeros que él celébra Jánuca y, luego, el resto de niños decían “yo también celebro Jánuca”.
Asi que Diana, es más grande el miedo que tenemos al enfrentarnos al resto de personas que los verdaderos problemas que se presentan.
Ojalá lo que le comento le sirva para seguir adelante en su crecimiento como noájida. Si puedo ayudarle en algo estoy a su disposición.

Carmen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Familia, Noajismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuidando la educación de nuestros niños

  1. Muy orientador para las familias noájidas. Saludos y mis mejores deseos.
    -César-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s