Noajismo y valores familiares


Pregunta. Apreciado Juan quisiera compartir esta duda con usted:
ayer hablando con mi madre (quien es católica) ella me decia que por qué el noajismo no hablaba de la familia ni del amor familiar ni cosas por el estilo porque ella solo veía documentos que hablaban sobre el individuo. Obviamente yo le discrepe su comentario pero se hizo dificil explicarle ya que carecia de un documento que hablara al respecto…. me gustaría en la medida de lo posible que me guiara hacia un texto o video que hable del tema. De antemano le agradezco su atención
Atte. Luis Zarate, Cartagena – Colombia

____________________

 Respuesta.

Hola Luis.

Usted es siempre bienvenido. Sus preguntas son de gran interés. Su inquietud puede ser abordada desde varios ángulos.

Para empezar tengamos claro que todas y cada una de las Siete Leyes son prohibiciones (mandamientos negativos – del estilo “No harás tal cosa…”); provéen el marco mínimo que deben respetar las naciones para vivir y convivir civilizadamente.

Tratemos de explicar esto. Conforme a las Siete Leyes, está prohibido el adulterio; pero no hay un mandamiento por parte del Creador para que, por ejemplo, un marido sea un super buen marido: que sea todo querendón de su esposa e hijos, que ayude en las cosas del hogar y en otras tareas de casa, etc. Lo que Dios exige es un respeto mínimo hacia El, a través del respeto en fidelidad al cónyuge; esto para que la persona no pierda su condición de “imagen de Dios“.

Todas las Siete Leyes Universales son prohibiciones. No hay que sorprenderse: los mandamientos negativos (o prohibitivos) son de un orden superior a los positivos; y, su cumplimiento, conlleva una mayor recompensa. Clorfene & Rogalsky

Por otro lado, Dios motiva a cada ser humano para que use (al máximo posible) sus facultades, para que crezca personalmente y mueva, con su crecimiento, al universo entero hacia lo positivo. Por tanto una persona que busca tal crecimiento entenderá que ser fiel (evitar el adulterio) es sólo el principio…

Es en este sentido que, salvo unas cuantas excepciones (como vestir tefilim, observar Shabat a la manera judía, etc.), el gentil tiene permitido observar cualquiera de los mandamientos ordenados en la Torá al pueblo judío. De hecho, como los Sabios de Israel lo atestiguan, a lo largo de la historia las naciones han tomado sobre sí el mandamiento de Honrar a los Padres y que, de hecho, muchas veces han superado a los judíos en su nivel de observancia (mire la historia de Doma Ben Nessina en el libro “El Camino del Gentil Justo”, Clorfene & Rogalsky). 

Uno debería ser extremadamente cuidadoso al honrar y respetar a sus progenitores, porque esto tiene similitud con honrar a Dios. Tres socios tienen parte en la creación de un hijo: los progenitores provéen el cuerpo y Dios provée un alma…  Clorfene & Rogalsky

En el caso de la relación con los padres, ¿qué se motiva en el hijo? ¿Amor? No.  Lo que se motiva es un respeto reverencial profundo sustentado en las obligaciones mínimas exigidas (las Siete Leyes):

Si los padres le dicen a su hijo que transgreda alguna de las Siete Leyes Universales, el hijo no debería escucharlos. Los padres tienen la obligación de honrar a Dios y, por tanto, el hijo tiene que honrar la voluntad Divina antes que los deseos de sus padres.  Clorfene & Rogalsky

Como usted y su señora madre podrán ver de lo que hasta ahora hemos expuesto, hay consideraciones sobre la familia. Añadamos una última referencia para entonces abordar su pegunta desde una segunda óptica. ¿Le parece?

Los padres no deberían insistir sobre su honor, y más bien se les recomienda dejarlo de lado en tanto que sea posible, y vivir de una manera informal y amigable. Por supuesto, la cosa más honorable que los padres pueden hacer es educar a sus hijos y enseñarles conforme a las Siete Leyes. Nada trae más honor a un padre que cuando sus propios hijos viven vidas buenas y rectas. Rabí Yirmeyahu Bindman, “Los Siete Colores del Arco Iris” 

Finalmente, una segunda perspectiva. En el marco de las Siete Leyes hay una normativa que regula las relaciones sexuales. ¿Hay algo tan importante como esto en el el marco conyugal?

 ¿Cuál es ese ingrediente secreto y misterioso necesario para conciliar las personalidades dispares dentro de una pareja? El ingrediente de unión es el fundamental en la intimidad: la intimidad física. Pero se ha abusado groseramente de las relaciones físicas, tan cruciales para un matrimonio. Se las ha despreciado, manejado irresponsablemente y se las ha llevado al dominio público, despojándolas de su esencia y mística… Rabí Irmiahu y Tehila Abramov, “Mi familia mi fuerza”.

Lo que acabamos de dar no es más que un par de pautas. Usted puede seguir indagando sobre este tema. Las referencias presentadas pueden ser un buen comienzo.  Sólo depende de usted…

De usted,

Juan

__________

Fuente foto: http://www.comstock.com/web/search/ImagePath/ImagePath.asp?parent=8

Anuncios

Acerca de Juan Mayorga Zambrano

Juan Mayorga Zambrano, Ph.D. Profesor Investigador Ecuador
Esta entrada fue publicada en Etica, Familia, Mandamientos, Noajismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s