Finitos recursos


Uno de los principios básicos de la Economía es que

Las necesidades crecen progresivamente en tanto que los recursos (para satisfacer tales necesidades) tienden a decrecer.

Uno puede analizar esto desde varias perspectivas.

Primero que nada uno podría tomar la postura más optimista/ingenua, “bueno puesto que Dios existe y es Infinito, perfectamente podría producir múltiples milagros para que todo el mundo tenga algo que comer“.

Otra postura, la más pesimista (de quienes no tienen conciencia de la Primera Existencia), sería “hay que controlar el crecimiento de la población mundial. Hay sufiente hambre en el mundo“.

Como siempre, la solución viene marcada por el Camino de la Moderación. Ciertamente hay hambre en el mundo pero no por ello debemos dejar de traer de hijos al mundo. Pero tampoco podemos pasar por este mundo sin habernos hecho corresponsables de la suerte de nuestros prójimos.

¿Recuerda usted el sunami que afectó a gran parte del sudeste asiático? Si este mismo acontecimiento hubiera sucedido hace unos 300 años, ¿cuántos muertos y damnificados sin ayuda alguna cree que hubiera habido? Muchos más que hoy en día, ciertamente. ¿Por qué? Porque la capacidad tecnológica de nuestros dias nos ha permitido partir al rescate y ayuda de la gente que se vió afectada por este infortunio de una manera rápida. Gracias a la globalización de la información, los ciudadanos de los países desarrollados pudieron enterarse casi enseguida de la desgracia que estaba aconteciendo y empezaron las tareas de ayuda – entre otras ejerciendo presión a sus gobiernos para que no se queden impávidos ante el dolor ajeno.

Como decía Najum Ish Gam-Zu,

“todo lo que Dios hace, lo hace para bien”.

A pesar del dolor del trágico acontecimiento del sudeste asiático, esta fue la oportunidad para el mundo entero de ayudar con todo nuestro potencial. ¿Hubieramos podido ayudar de la misma manera hace 300 años?

Dios entregó en manos del ser humano todo el mundo para que lo administre y obtenga placeres legítimos de él, para que lo transforme en un lugar acogedor, donde la justicia no sea un lujo sino una virtud apreciada y valorada.

En esta administración del mundo debemos considerar por supuesto los recursos naturales y económicos. Si usted se pregunta si debemos o no debemos desperdiciar tales recursos, lo invito a que vea el siguiente video que explica el asunto usando como ejemplo el equipaje abandonado de los aeropuertos:
http://www.aish.com/societyWork/salomonSays/The_Land_of_Lost_Luggage.asp

Anuncios

Acerca de Juan Mayorga Zambrano

Juan Mayorga Zambrano, Ph.D. Profesor Investigador Ecuador
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Economía, Familia, Noajismo, Política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Finitos recursos

  1. yo dijo:

    Bajate de esa nube.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s