Una joyita… ¿chilena o ecuatoriana?


La lengua castellana es muy rica. Mucha de esa riqueza proviene de las ascepciones y términos locales que usamos en nuestros países latinoamericanos. Cuando recién llegué a Chile, hace cinco años, tenía que ponerle harto énfasis para que mis orejas no quedaran tapadas después de tomar una ducha. Es que hay muchos chilenismos y todavía mi receptor no sintonizaba la frecuencia con que hablaban los chilenos.

Así me fui dando cuenta que acá la palabra “tema” es casi un sinónimo de problema. Entonces, algunos colegas no me sintonizaban cuando al converzar yo les decía, “… y cambiando de tema…”. Claro, para mi era sólo cambiar de tópico de converzación…

Al ver el último exabrupto de intolerancia del gobernante de Ecuador, Rafael Correa, enseguida se me vino a la mente la frase “joyita de gobernante que eligió el país…“. Pero ahora que lo pienso más, hay que aclarar que aquí por “joyita” uso la ascepción ecuatoriana y no la chilena (porque tengo lectores ecuatorianos y chilenos).

Acá en Chile, cuando uno tiene (por ejemplo) un vehículo con bastantes años de circulación pero que sigue comportándose muy bien uno dice “esa es mi joyita“. Entonces uno puede ver un anuncio en un periódico, en la sección vehículos usados, algo como “Vendo mi joyita, año 90, excelentes condiciones…

Sin embargo, en Ecuador por “joyita” uno entiende algo que no necesariamente es viejo pero que tiene un tinte negativo. Por ejemplo, me acuerdo que cuando muchacho, una señora me aconsejaba (con sana intensión): “Juanito, no se junte con el fulano de tal, ese muchacho es una joyita…”.

Aclaradas las definiciones. Presento dos editoriales de la prensa ecuatoriana. Usted juzgue si el gobernante de Ecuador se comporta como una joyita… usted verá si es chilena o ecuatoriana.

También le recomiendo el artículo, Con nuestra mente sucia, de Manuel Ignacio Gómez Lecaro.

(Fuente de la Foto: http://mujer.terra.es/muj/articulo/html/mu210328.htm)


Periodista demanda respeto a mandatario Correa

El Universo, Julio 02, 2007

QUITO
_________________
En una rueda de prensa del jueves pasado luego de que el presidente Rafael Correa, recorriera las zonas afectadas por las lluvias en Cuenca, varias inquietudes de los periodistas fueron calificadas de insensatas por el mandatario.

La periodista de Diario EL UNIVERSO, Sandra Ochoa, frente a la actitud del Presidente prefirió preguntar qué le gustaría que le consulten porque no responde lo que no le gusta. El mandatario interrumpió y dijo “se las respondo, sino que las respuestas no les gustan, eso es otra cosa; hagan preguntas sensatas, aprendan a ser más profesionales”. Y cuando se le quiso repreguntar exigió no ser interrumpido y pidió continuar con las preguntas pero nadie más preguntó y concluyó.

Por estos hechos, Correa el sábado pasado en su cadena radial calificó a la periodista de “gordita horrorosa”.

La periodista rechazó los términos en los que se refiere a ella el mandatario. “El Presidente utilizó dos adjetivos reemplazando mi nombre y apellido paterno y me llama la atención esa actuación porque en la misma cadena del sábado habló de la necesidad de crear una figura que impida a los medios emitir mensajes que induzcan a la violencia y afecten a la dignidad del ser humano”, dijo.

Pues parte de la dignidad del ser humano, señaló, es su derecho a tener un nombre y “mis padres me lo dieron; además, el mensaje del Presidente en su intervención del sábado indujo a la violencia porque mezcló incidentes anteriores con medios de comunicación y personas y luego se refirió a mi persona asegurando que le falté al respeto, algo que no ocurrió, porque yo respeto a toda persona sea cuál sea su cargo y también a quienes no lo tienen”, dijo.


Otra muestra de banalidad presidencial

Por Editorial Diario El Comercio, Julio1, 2007
________________
Los ataques del presidente Correa a los medios de comunicación se han vuelto tan reiterativos que casi no merecen comentarios, excepto que el del último sábado, a propósito de su cadena radial, pone de manifiesto una actitud intolerante que no se limita a las instituciones sino que irrespeta la dignidad de las personas. Y, al mismo tiempo, muestra una visión banal sobre el papel del escrutinio público en democracia.

Correa -al recapitular el incidente en el cual arremetió contra una periodista en Cuenca cuando le preguntó sobre la escasez de productos y sobre el origen de los fondos para la emergencia- se refirió a ella como una “gordita horrorosa”, término que, a más de ser atentatorio a los derechos de una persona, revela una prepotencia impropia de cualquier mandatario, y menos de alguien que se dice socialista y constructor de una nueva ciudadanía… Se podría deducir de la frase que para ser periodista hay que reunir atributos físicos que probablemente sí reúnen sus candidatos a la asamblea, pero no el común de los ecuatorianos.

En su desafortunada intervención, el Presidente también hizo suya la frase del ex primer ministro británico Tony Blair, al referirse a los medios como “bestias salvajes”.

Pero si bien copió a un político que tuvo que adelantar su salida por falta de credibilidad ante sus ciudadanos, parece no tener la mínima intención de imitar la actitud de un presidente de cualquier sociedad democrática, que con seguridad ya habría rectificado, en lugar de ratificar, un exabrupto de tal magnitud.

En el fondo, Correa no acepta que haber ganado una elección solo equivale a contar con la confianza de un gran conglomerado para cumplir una expectativa, pero no es una patente que lo pone a salvo de que su gestión sea escrutada por la opinión pública. Por eso es penoso que aspire a estar siempre en las primeras páginas de los
diarios o a ser siempre un actor noticioso, aun en los casos en que solo produce espectáculos políticos. El asunto no se soluciona, como reiteró el Presidente, con sustituir a los medios privados con medios estatales, lo cual ha sido presentado en varias ocasiones como el mejor de los mundos, sino en gobernar con respeto a las reglas elementales de la democracia.

Anuncios

Acerca de Juan Mayorga Zambrano

Juan Mayorga Zambrano, Ph.D. Profesor Investigador Ecuador
Esta entrada fue publicada en Ecuador, Etica, Latinoamérica, Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s