La pseudolibertad de prensa


Me encontré un par de artículos de opinión muy bien escritos, de cuyo contenido me hago eco y quisiera comentar. Los artículos son
El resentido” de Manuel Ignacio Gómez Lecaro (El Universo, 17 de mayo 2007) y “Fascismo XXI” de Simón Espinosa Jalil (La Hora, 17 de mayo 2007).

Los dos artículos apuntan desde diferente perspectiva pero con congruencia a denunciar al caballero que gobierna Ecuador — quien llegó a Carondelet como uno más de una lista larga de presidentes populistas mal-elegidos por su señoría, el pueblo ecuatoriano, y que hoy es un dictador más en el prontuario latinoamericano.

¿Dónde quedaría aquel discurso de defensa de derechos humanos y de democracia del pseudopatriota? Quizás era solo una pseudoconvicción lo que le motivaba a gritar en la tarima sus diatribas. Como bien lo dice Manuel Gómez, “en otras épocas, Correa hubiera criticado con toda su fuerza a cualquier mandatario que reaccionase como él hoy reacciona ante la prensa. ¿Dónde se fue ese Correa? ¿No aprendió en sus años universitarios en Europa y Estados Unidos lo que es la verdadera libertad de expresión y prensa?“.

En todo caso, una vez más quiero dejar en claro mi opinión sobre lo que está pasando en Ecuador. Lo que se viene dando sería imposible si no tuviera un sustento popular. La fuerza de Correa yace en un descontento y fustración generalizados más una vacuidad de cultura democrática. La gente prefiere hecharle la culpa al Imperio, a los politiqueros, a los pelucones, a lo que sea, con tal de evitar un mínimo juicio autocrítico: ¡nosotros hemos elegido o hemos tolerado a los que nos han gobernado!

Como bien lo dice Simón Espinosa Jalil, la manera en que procede el pseudopatriota “en el lejano siglo XX se llamaba fascismo, y sus defensores también fueron, al principio, socialistas“. Y si buscamos con detenimiento nos daremos cuenta que los Mussolini y Hitler tienen su cuna justamente en una frustración generalizada que elige a un pseudopatriota (in extremis resentido) que ya en el poder se cree un dios con hambre de poderes absolutos. ¿El mecanismo? Una asamblea, una pseudo-nueva-constitución creada a la medida del pseudomonarca, o la revolución pseudopacífica del Socialismo Chavista (el Stalinismo del siglo 21), cualquier mecanismo es válido para la causa… Cualquiera que se le cruce en el camino “deberá ser aplastado“…

Puede que Correa hipnotice a más y más adeptos… Pero la Ley, Estado de Derecho y la Libertad de Opinión no dependen de cuántos votos uno gana.

Anuncios

Acerca de Juan Mayorga Zambrano

Juan Mayorga Zambrano, Ph.D. Profesor Investigador Ecuador
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Antisemitismo, Ecuador, Etica, Latinoamérica, Política, Venezuela. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s