Al grito de patria o muerte…


El domingo 15 de abril de 2007, tuvo efecto una consulta popular en Ecuador. El dictador Rafael Correa consultaba a sus seguidores si querían una constitución nueva – hecha a la medida y gusto del pseudopresidente – o no. Pues bien, al grito de “patria o muerte” los ecuatorianos parece que nos encaminamos a la muerte de las libertades básicas. Libertad de expresión, libertad de pensamiento. Todos quienes no comulgan con los planteamientos del tirano – pienso yo – serán la siguiente oleada de emigrantes. Y los que ya estamos en el extranjero parece que tendremos que seguir afuera donde el oxígeno entra en las venas en mejor proporción y sin tanta toxina.

Les presento a continuación un artículo de Carlos Alberto Montaner publicado en El Comercio (Ecuador), 17 de abril 2007.


___________________________________________________
La Constitución del desastre
Carlos Alberto Montaner
___________________________________________________

Los ecuatorianos van a redactar una nueva Constitución. Los convoca ansiosamente a la tarea el flamante presidente Rafael Correa, quien tiene a su favor a la opinión pública. ¿Qué esperan de este cambio? Un brusco giro hacia el socialismo, objetivo que comparten ocho de cada 10 personas en ese país. ¿Cuál socialismo? Según leo en un buen artículo del politólogo Jaime Durán, especialista en medir la conducta y las creencias de las sociedades, el 80% de los que lo apoyan dice no saber lo que es el socialismo (por eso lo apoyan). De ese universo, un 10% está convencido de que ser socialista es ser una buena persona que, por ejemplo, “ayuda a los ancianos a cruzar la calle”.

Los ecuatorianos, además, esperan grandes prodigios de la constituyente. El 20% supone que arreglará el problema del desempleo, el 18% que mejorará la seguridad pública y un 9% que aumentará la calidad de la atención médica. Sólo un 4% entiende que la constituyente es sólo una especie de enorme comité que se reúne para redactar una nueva Constitución. Para la mayoría una constitución no es un conjunto de principios y reglas sino un recetario maravilloso que traerá la prosperidad colectiva.

Hay una persona, en cambio, que espera sacar algo más de esta ceremonia: Rafael Correa. Correa quiere más poder. Tal vez alguien plantee la reelección prolongada o indefinida. ¿Por qué no, si lo decide el pueblo soberano? Correa desea tener más controles en sus manos para cambiar la realidad política y económica del país de acuerdo con sus ideas. ¿Cuáles? A juzgar por sus discursos y declaraciones, otra expresión de la vasta e inquieta familia neopopulista, emparentada con Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega y Castro, a lo que en su caso se agrega un peculiar matiz católico conservador.

Correa, en suma, desconfía del mercado, de la empresa privada y de la democracia representativa. Está convencido de que el Estado debe jugar un papel rector en el desarrollo económico y planificar, dirigir y asignar tareas sin soportar las críticas de la prensa, dado que ésta vive en contubernio con el gran capital. También es un líder que no acepta las virtudes de la arquitectura republicana. Esa estructura de poderes independientes que se contrapesan y limitan la autoridad de los gobernantes. Quiere una fórmula de gobierno rápida y sin obstáculos.
Lo logrará. ¿Qué pasará a partir de ese momento? Sin duda, una cautelosa y creciente parálisis económica.

Algunos capitales, sigilosamente, buscarán amparo en Panamá, Miami o Suiza, donde corran menos riesgos. Se incrementarán el desempleo y la emigración. La recaudación del Estado, lógicamente, disminuirá, de manera que Correa deberá endeudarse en el exterior si quiere aumentar el rol del gobierno, pero le será muy difícil lograrlo, fuera de los casi exhaustos bolsillos de Hugo Chávez.

¿Cómo va a terminar esta aventura? Lo terrible es que los ecuatorianos perderán inútilmente una generación viajando hacia el pasado.

Anuncios

Acerca de Juan Mayorga Zambrano

Juan Mayorga Zambrano, Ph.D. Profesor Investigador Ecuador
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Bolivia, Ecuador, Latinoamérica, Venezuela. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Al grito de patria o muerte…

  1. Un compatriota mío argumentaba que yo pienso que hay dictadura en Ecuador porque me informo solo de los mensajes “distorsionados” de los medios de prensa… Resulta que, gracias a la globalización de la información, me doy el lujo de escuchar radios que son cercanas al gobierno. De hecho, no encuentro en Ecuador un solo medio de prensa que pudiera tildarse de “oposición”. Parece que el dictador ya los absorvió… Lo que sí he captado es que el antisemitismo está en auge en Ecuador.

  2. fernando dijo:

    Cuando veo como politicos babaneros truinfan an el mal llamado 3er mundo, en realidad vamos en vias de ser 4to….simplemete uno se pregunta como puede haber gente tan ciega que siga creyendo en falsos salvadores dela patria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s