Las pseudolibertades de los pseudopatriotas


Seguro usted habrá oido la frase
Si no estás conmigo, estás contra mi“…
Llamémosla la proposición CH.

¿Le parece una afirmación de intolerancia?

Casi siempre lo es.

¿Y que tal si dicha frase – la proposición CH – viene como una “pequeña impureza” dentro de una “solución destilada” – dentro de un sistema doctrinario – digamos una ideología política o religiosa, etc.? ¿Se volvería aceptable?

Digamos que 99 de las 100 afirmaciones de tal emprendimiento ideológico son positivas o al menos inicuas… ¿Sería esto suficiente para “tragarnos la píldora” CH sin más ni más?

Más aún, ¿qué tal si al “caldo” le aumentamos el que toda una colectividad o pueblo se convence a tal punto de que de hecho el condimento CH es el “elixir de la vida” que se toma el brebaje sin más? ¿Sería entonces aceptable la frase CH?

Para un ciudadano promedio de una nación con un sistema psudodemocrático esto sería más que suficiente. Más aún si su líder – el pseudopatriota – tiene un carizma que engatusa…

Pero no, la píldora CH es una píldora eutanásica.
Provoca casi con seguridad la muerte.
Muerte a la libertad de expresión.
Muerte a la esencia del ser humano: su capacidad de discernir caso a caso.

La frase CH es peligrosa.
Especialmente cuando cae en manos de un pseudoprofeta (mejor dicho un falso profeta) o de un pseudopatriota (mejor dicho un falso patriota).

Ejemplos los vemos en la historia a raudales.

Hitler y Stalin dejaron su huella. Sus pueblos así lo permitieron.
Y ante ellos el resto de naciones “cedieron para no perder“…

Ahmadinezhad, Kim Yong Nam, Chávez, Morales, Correa y sus secuaces intentan acrecentar su huella – de por sí ya lamentable y dolorosa. Y sus pueblos endosan el extremismo…
Y el resto de habitantes del planeta parece mayoritariamente idiotizado: “cedamos para no perder“…

Probablemente las naciones no reaccionan producto de sus religiones mayoritarias.

¿Cómo así?
Es que si usted busca se encontrará con que la frase CH está en la esencia del Islam, del Cristianismo y Comunismo.

Y ahora pensemos en qué terrible que sería un líder – un pseudopatriota – con una ideología que combina lo peor de estas retóricas tan comunes hoy en día…
¿No se le viene a la mente el pseudopatriota que se proclama así mismo cristiano, que mueve a las masas al socialismo del siglo 21 (mejor dicho al estalinismo) y que es reconocido por los países islámicos como su indiscutible líder?

Anuncios

Acerca de Juan Mayorga Zambrano

Juan Mayorga Zambrano, Ph.D. Profesor Investigador Ecuador
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Antisemitismo, Bolivia, Ecuador, Etica, Latinoamérica, Noajismo, Política, Venezuela. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las pseudolibertades de los pseudopatriotas

  1. Pingback: » Las pseudolibertades de los pseudopatriotas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s