Idolatría




EL CAMINO DEL GENTIL JUSTO


Una Introducción a las Siete Leyes de los Hijos de Noé

Por Chaim Clorfene y Yakov Rogalsky

ATENCIÓN:

Ninguna parte de esta publicación,
“El Camino del Gentil Justo” (Clorfene & Rogalsky), puede ser traducida,
reproducida, fotocopiada o almacenada en sistema mecánico o electrónico alguno sin la
autorización explícita de los
responsables de la traducción.
Sin embargo, pueden referenciarse pequeñas porciones del texto, indicando como referencia:

The Path of the Righteous Gentile

(An introduction to the Seven Laws of the Children of Noah)

Chaim Clorfene & Yakov Rogalsky

Derechos: 1987 Chaim Clorfene — Yakov Rogalsky

ISBN 0-87306-433-X


Juan Mayorga Zambrano
(traductor)
&

Yehuda Ribco
(asesor de traducción)

Traducción al Castellano bajo permiso del Rabino Chaim Clorfene
a partir de la edición 1987 (Feldheim Publishers Ltd.)
.

Volver al Índice

IDOLATRÍA

Parte 1

1. La esencia de las Siete Leyes Universales es la prohibición en contra de la idolatría. Aquel que reverencia a una deidad, distinta al Creador, niega el fundamento de la religión, [1] y rechaza la completitud de las Siete Leyes Universales. Por otro lado, quien se guarda a si mismo de la idolatría, demuestra creer en Dios y afirma la completitud de las Siete Leyes Noájidas. [2]

2. El mandamiento que prohibe la idolatría enseña que no se debe servir a cosa creada alguna — a ningún ángel, a ninguna planta, a ninguna estrella, a ninguno de los cuatro elementos (tierra, agua, fuego, aire) ni a ninguna cosa formada por ellos. Es adoración idolátrica incluso cuando el individuo conoce que Dios es el Ser Supremo y reverencia a la creación “sólo” como una forma de glorificar tanto la grandeza de Dios como Su capacidad para crear cosas y seres notables. [3]

3. Una persona podría razonar respecto de las esferas celestiales, “puesto que no mueren como otros seres, es propio reverenciarlas y servirlas“; pero proceder así es ponerlas entre uno mismo y el Creador; porque aun cuando Dios pudiera haber asignado ciertos roles (en el desarrollo del universo) a esos seres celestiales, las responsabilidades del hombre son para con Dios y no hacia Sus mensajeros. De hecho, así es como la idolatría apareció en el mundo. Las generaciones que vivieron inmediatamente después de Adán reconocían que Dios había creado magníficos seres celestiales, el sol para que gobierne de día y la luna para que gobierne de noche. Y esta gente empezó a rendir honor a estos notables mensajeros de Dios. Pronto fue olvidado que estos mensajeros habían sido dispuestos por el Creador: el sol y la luna empezaron a ser honrados por su propia grandeza. Esto desenvocó en la veneración de estas creaciones como deidades autónomas sin referencia ya a Quien las había formado. [4]

4. A pesar de que hay opiniones respecto a que los Hijos de Noaj transgreden la prohibición (en contra de la idolatría) desde el momento en que confeccionan un ídolo, la ley final es que la transgresión no tiene efecto hasta que la persona efectivamente venera o sirve al ídolo. [5] [6]

5. Conforme a muchas autoridades, los Noájidas no están advertidos respecto al concepto de “sociedad con Dios“. [7] El concepto de sociedad con Dios consiste en el reconocimiento de la existencia del Dios de Israel al mismo tiempo que se cree en la existencia de una deidad (con voluntad) independiente del Creador. En tanto que el atribuirle poderes a esta deidad (distinta al Creador) permanezca conceptual, [8] es permisible para los Hijos de Noaj de acuerdo con muchas autoridades. Pero la veneración de este ser “independiente” es claramente idolatría. El peligro del concepto de sociedad es que libera a las personas para actuar en consonancia con dioses sin existencia, y abre una via hacia la idolatría efectiva. La mayoría de las autoridades recientes concuerdan en que los Hijos de Noaj tienen prohibido creer en un ‘socio’. [9] [10] Pero aun de acuerdo con estas últimas, los Hijos de Noaj tienen permitido jurar por el nombre de un ídolo en combinación con (el nombre de) Dios. [11]

6. Los Hijos de Noaj no tienen el mandamiento de santificar el Nombre de Dios rehusando venerar a un ídolo al encarar una amenaza a sus propias vidas. [12] Y hay una disputa respecto a si los Hijos de Noaj tienen de hecho permitido el optar por entregar sus vidas de esta manera, puesto que no tienen este proceder como mandamiento. [13] Sin embargo, puesto que los Hijos de Noaj pueden llevar a cabo cualquiera de los 613 Mandamientos de la Torá (con las notables excepciones del capítulo anterior), entonces se inferiría que un Noájida pudiera escoger entregar su vida (por la santificación del Nombre de Dios) antes que venerar a un ídolo, aun cuando no haya un mandamiento de por medio.

7. Muchos libros han sido escritos por gente que venera a ídolos respecto a la naturaleza de su idolatría, servicio, procedimientos y leyes. Uno debería abstenerse completamente de leer estos libros, ni debería pensar o hablar sobre ellos. Incluso estudiar la formación de una figura idolátrica, o el indagar sobre cómo algo es servido sin tener la intensión de servirle, podría causar el que uno sea guiado a prácticas idolátricas. [14]

8. Quienquiera que pondere veracidad a una religión idolátrica, aun a pesar de que no sirva al ídolo, insulta el imponente y exaltado nombre de Dios. [15]

Parte 2

1. Existen muchos y diferentes tipos de servicio idolátrico y el servicio de un ídolo no es como el servicio de otro. [16] Por ejemplo, el ídolo Peor era sevido por hombres que defecaban delante de este.

Nota.- Esto vino de una manera degenerativa, similar a la del crecimiento de la idolatría en sí. En su origen, los veneradores de este ídolo alcanzaban tal estado de éxtasis que perdían el control de sí mismos y defecaban. Sus hijos vieron el efecto y malentendieron la causa, concluyeron que defecar era la forma de adorar. La moraleja tiene valor hoy en día: el hecho de que una religión provoque “sentirse bien” no es prueba de su validez ni de que divulgue verdad alguna.

2. Una persona transgrede sólo cuando adora o venera al ídolo en la manera usual, es decir, de la manera que caracteriza a dicho ídolo; consecuentemente, las cortes de ley deben conocer el servicio que le caracteriza a cada ídolo para poder establecer los dictámenes.

3. El punto anterior se aplica a formas únicas de veneración. Si, por otro lado, la persona se inclina (reverencialmente) u ofrece sacrificios o incienso o una libación (las cuatro formas de servicio en el Santo Templo de Jerusalén) a cualquiera de los ídolos, incurre en delito y es digno de la pena capital, a pesar de que esta no sea la manera de veneración que caracteriza al mentado ídolo. [17]

4. Alimentos dispuestos sobre un altar como una ofrenda a un ídolo están prohibidos. [18] Hay una diferencia de opinión respecto a alimentos que de manera muy poco probable serían dispuestos como ofrenda a un ídolo, como saltamontes o cucarachas. [19]

5. Cosas tales como agua y sal, que no entran normalmente en la categoría de ofrendas idolátricas, quedan prohibidas si se las encuentra directamente en frente de un ídolo o dentro de las cortinas que rodean al ídolo.

6. Está prohibido honrar a un ídolo aun mediante ofrendas dispuestas fuera de los límites que circundan a un ídolo. Esto se considera como decorar un ídolo.

Nota.- Arrojar monedas a un ídolo o incluso a una pileta dedicada a un ídolo, a la manera de los dioses orientales o de los semidioses tan comunes hoy en dia, caería en la categoría de honrar a un ídolo y, simbólicamente, atribuirle poderes. De otra manera, ¿Por qué arrojar dinero (acto que claramente atribuye poder al ídolo) para recibir a cambio buena fortuna?

7. Si algo ha sido preparado para ser ofrecido a un ídolo pero no ha sido todavía ofrendado, está permitido para uso personal. Sin embargo, uno debería ser estricto y abstenerse de usar cualquier cosa que se halle en la casa de adoración de un ídolo. Por tanto, no debería tomarse velas del lugar donde se venera a un ídolo. [20]

Nota.- No deberían comprarse o usarse los palillos de incienso expendidos por (miembros de) religiones idolátricas o grupos seudoreligiosos. Por ejemplo, puesto que la mayoría de las sectas Hindúes son panteísticas [21] e idolátricas, tanto el incienso como limentos “saludables” comprados de tales grupos son cuestionables, porque las comidas en si mismas se presentan como si hubieran sido veneradas. De hecho, cualquier disciplina dietética de índole religiosa, en la que los alimentos en si mismos (o la combinación de estos) son honrados como “curativos” o “maravillosos” per se, pudiera ser idolátrica. Mediante el verso, “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que procede de la boca de Dios” (Deuteronomio 8:3), se nos enseña que no es el pan en si mismo lo que nutre al cuerpo del hombre y le da fuerza, sino la Palabra de Dios, que está encapsulada en el pan y permite que el pan exista. [22] Las letras de, “palabra que procede de la boca de Dios“, no sólo que dan existencia al pan sino que, cuando es ingerido por el hombre, nutre el cuerpo de este. Obviamente lo mismo sucede con todo alimento o hierba o medicamento: es simplemente el poder de Dios (al interior del alimento, hierba o medicamento) el agente curativo.}

8. Si uno ofrece a un ídolo excremento o derrama sobre este una libación de orina, transgrede pues esto entra en la categoría de aspersión, uno de los cuatro servicios en el Templo de Jerusalén. [23]

9. Si un individuo faena un animal que está perdiendo uno de sus miembros, se le considera inocuo (o libre de culpa) a menos que esa sea la forma particular de servicio al ídolo.

10. Si un hombre levanta un ladrillo y le dice, “Tu eres mi dios”, o alguna cosa por el estilo, es culpable de idolatría. Aun si inmediatamente se retractara y dijera, “Este no es mi dios”, el retractarse no es de ayuda.

Nota.- Esto no quiere decir que la persona no se pueda arrepentir. Seguramente podrá arrepentirse y Dios perdonará su idolatría. Pero si sus dichos fueron atestiguados, deberá ser traido a juicio y condenado como un idólatra, sin importar que se haya arrepentido y retractado. El arrepentimiento es bueno sólo entre el ser humano y Dios. Los jueces y cortes de ley carecen del poder para indagar al interior del corazón de las personas como para determinar la sinceridad de su arrepentimiento. Esto sólo Dios puede hacerlo. [24]

11. Aquella persona que venera a un ídolo (de la forma que caracteriza a tal ídolo), es culpable, aun si lo hace contensiosamente. Por ejemplo, si uno defeca delante de Peor con el propósito de desgraciar al ídolo, es culpable puesto que ha llevado a cabo la forma prescrita de veneración. [25]

12. En tanto que una persona acepte a un ídolo como dios, aun si sólo lo venera debido a que su hechura o confección es extremadamente hermosa o por miedo a que caso contrario algún mal le sobrevenga, es culpable. [26]

13. Si una persona sirve al ídolo via una de las cuatro formas de servicio usadas en el Santo Templo en Jerusalén — postrándose, sacrificando, derramando sangre de sacrificios, vertiendo libaciones — y sirve al ídolo con amor y temor pero sin aceptarlo como un dios, es considerado inocuo. Si la persona abraza al ídolo o lo besa o desenpolva o derrama agua sobre este (para limpiarlo del polvo) o lo unge o lo viste o hace cualquier otra cosa con el propósito de honrarlo, estas cosas entran en la categoría de postrarse uno mismo ante el ídolo.

14. Si una espina se inca al pie de una persona mientras está frente a un ídolo, tal persona no debería inclinarse para removerla porque daría la impresión de que está reverenciando al ídolo. Esto es válido aun si no hay persona alguna que pudiera atestiguar. Y es también válido en caso de que la persona desee recoger un dinero que se le cayó. La persona a de proceder a sentarse primero para entonces sacarse la espina o tomar el dinero. [27] O debería darle las espaldas al ídolo o removerlo de dónde está, para entonces remover la espina o tomar el dinero. Y, si por alguna razón personal, una persona necesita quitarse el sombrero, debería abstenerse de hacerlo hasta que deje de estar delante del ídolo de manera que no se de la impresión de que está quitándose el sombrero para rendir respeto al ídolo.

Nota.- Hay un grupo idolátrico en Jerusalén que guía a los turistas hasta su casa de adoración. La puerta que conduce al cuarto donde el ídolo es guardado es extremadamente baja. Quienquiera que ingrese a la habitación dará la impresión de que es por el ídolo que se inclina.

15. Si hay una estatua diseñada de manera tal que la boca se ve como si absorviera o entregara agua, una persona no debería beber de esta agua poniendo su boca en la boca de la estatua porque se vería como si estuviera besándola. [28]

16. Está prohibido comisionar a un artesano la confección de un ídolo (para uno mismo) aun si no se tiene la intención de servirlo. También está prohibido confeccionar un ídolo con manos propias aun si el ídolo tiene un destinatario distinto y uno no intenta servirlo. Más aun, está prohibido confeccionar un ídolo con manos propias siendo uno mismo el destinatario. [29] [30]

17. Está prohibido confeccionar figuras e imágenes de oro o plata con propósitos ornamentales, aun cuando estas no sean ídolos; es decir, no deberían confeccionarse imágenes de oro o plata (que tengan propósitos simplemente artísticos) porque podría provocar el malentendimiento de otras personas tomándolas por ídolos. Esta prohibición corresponde a formas con características humanas en relieve tridimensional. Aun cuando estas acciones están
prohibidas no conllevan la pena capital. [31]

18. Una imagen que es cóncava antes que en relieve, o en dos dimensiones tales como pinturas o tapetes, está permitida.

19. Está prohibido calzarse un anillo que tiene un sello sobre él con la imagen de un hombre (un camafeo) si la imagen está en relieve (pero podría ser usado como un sello). Si la imagen es cóncava, podría vestirse el anillo (pero está prohibido usarlo como sello porque el sello crearía una imagen en relieve). [32]

20. Está prohibido formar imágenes del sol, la luna, las estrellas, las constelaciones, ángeles o de las cuatro caras (en una forma) del Carruaje que vió Ezequiel, así como también está prohibido hacer imágenes de los ángeles ministeriales que sirven a Dios. Tales figuras no pueden ser hechas ni siquiera en forma bidimensional.

21. De acuerdo con otras opiniones, está prohibido hacer formas de los ángeles y del Carruaje sólo en forma tridimensional (relieve). Dibujarlas sobre lienzo o llevar estas imágenes sobre las vestimentas o pintarlas sobre piedra estaría permitido puesto que estas formas de expresión no son tridimensionales. [33] Sin embargo, aun de acuerdo con esta opinión indulgente, se prohibe dibujar al sol, la luna, o las estrellas (en su forma completa) en versiones bidimensionales porque en el cielo se nos presentan como bidimensionales. [34]

22.
En lo que concierne a esculturas con forma humana, algunos dicen que el rostro por si mismo está prohibido. Otros dicen que la escultura está prohibida solamente si la cara completa es hecha con su cuerpo. De acuerdo con la segunda opinión, hacer un cuerpo humano con su cara está permitido en tanto que no se confeccione el cuerpo completo, sino solamente una porción de él. Sin embargo, es propio seguir la opinión más estricta [35] (aun si la escultura es confeccionada sólo con propósitos artísticos).

23. No está prohibido guardar o mantener físicamente la imagen de un ser humano a menos que claramente sea la imagen de alguien reverenciado como un dios. Cualquier otra imagen humana podría ser guardada o mantenida, en tanto que la imagen sea ligeramente dañada, por ejemplo lastimándole la nariz, para evitar cualquier sospecha de que tiene un contexto idolátrico. Este acto, de dañar, se denomina nulificación del ídolo. [36]

24. Está permitido hacer esculturas de árboles y de animales ya sean domésticos o salvajes, incluso de animales que son símbolos en astrología, tales como el león, el carnero o el toro. Podría hacerse la figura completa de estas figuras y retenerlas como posesión o propiedad. Sin embargo, no se pueden hacer juntos (en una sola forma o estatua) los doce símbolos astrológicos. [37]

25. Hay una opinión adicional prohibiendo todas las formas tridimensionales, ya sea en relieve o cóncavas. Esta opinión prohibe confeccionar tales formas con el propósito de mantenerlas como propias. Es apropiado seguir esta opinión. [38]

26. Uno nunca debería contemplar imágenes humanas tridimensionales. Tales actos de contemplación son espiritualmente dañinos. Pero imágenes sobre anillos, puesto que generalmente carecen de connotaciones idolátricas, podrían ser contempladas. [39]

27. Las tres principales imágenes idolátricas en el mundo son:

a. El dragón, que es un derivado de la serpiente primaria. [40]

b. Una figura de un hombre ofreciendo al observador algo en la palma de su mano. [41] Esta imagen es comunmente encontrada hoy en dia en el frente de iglesias. [42]

c. Una mujer con un niño en brazos. Esta es la perversión idolátrica de Eva, la madre de toda la humanidad. Vino a ser el símbolo de la reina de los cielos y es una imagen que todavía prevalece en numerosas culturas y religiones. [43]

Parte 3

1. Hay una diferencia de opinión respecto a si los Hijos de Noaj transgreden el mandamiento que prohibe la idolatría al convencer a alguna persona que adore o reverencie a un ídolo. Una opinión establece que los Hijos de Noaj no transgreden al proceder así. La otra opinión sostiene que uno es culpable y merecedor de la pena capital, pero sólo si guia a un Judío para que se aparte de su devoción al Dios de Israel y lo convence de servir a un ídolo. Sin embargo, cuando un noájida convence a otro noájida para que sirva a un ídolo, si bien no es condenable a través de las cortes de justicia, puesto que ha negado a otra persona y a sí mismo la posibilidad de acercarse a Dios, ciertamente recibirá castigo desde los Cielos. [44]

2. Si una persona dice, “El ídolo me dijo: ‘¡Adora!” o si dice, “Dios me dijo, Adora al ídolo‘ ”, es un falso profeta. Si llega a influenciar a la mayoría de una ciudad, deberá ser apedreado. [45]

3. Un seductor idolátrico (en el sentido de los puntos anteriores) es igualmente culpable ya sea que use expresiones en singular o plural en su seducción. No hay diferencia, por ejemplo, si dice, “Iré y adoraré al ídolo”, o, “Vayamos y adoremos al ídolo”: es un seductor.

4. Quien convence a otros para que lo adoren como a un ídolo y les dice, “Sírvanme“, y ellos lo adoran o reverencian, a de ser apedreado hasta que muera. Si esta gente lo acepta como su dios pero no le sirve, entonces el individuo no a de ser apedreado. [46]

5. Si una persona profetiza en el nombre de un ídolo — si dice, por poner un ejemplo, “Tal ídolo o tal estrella me dijo que es una obligación proceder de esta u otra manera y no actuar de tal o cual forma” — aun si sus palabras enseñaran correctamente la ley, está sujeta a la pena capital por idolatría. [47]

6. Está prohibido establecer una ley o refutar una ley a través de la autoridad de alguien que profetiza en el nombre de un ídolo; tampoco se le deberá pedir un milagro o que produzca alguna señal. Si alguien así lo pide, no se deberá prestar atención al asunto ni refleccionar al respecto. Quienquiera que piense acerca de estos milagros y diga, “Quizás son de verdad”, transgrede una ley. [48] Aun si el milagrero caminara sobre el agua o se levantara desde la muerte, no se deberá prestar atención a tales actos. Tales milagros son una prueba para nuestra fe en Dios.

7. De forma similar, un falso profeta a de recibir muerte por estrangulación aun si (en un momento dado) profetiza valiéndose del nombre de Dios y aun si (eventualmente) enseñara las Siete Leyes Universales de forma correcta (i.e. sin añadirle ni quitarle al sentido propio de la ley).

8. Es falso profeta aquel que profetiza palabras que no oyó (en una visión profética) y también aquel, que oyendo las palabras de un profeta verdadero, dice que él fue quien las recibió y simula profetizar dichas palabras. [49]

9. Quien se abstiene de ejecutar la pena de muerte a un falso profeta es un transgresor; y no tiene relevancia qué tanto teme actuar (debido ya sea a la posición exaltada que pudiera tener el falso profeta o debido al miedo que pudiera tener de las palabras del falso profeta). [50]

Nota.- Por regla general los falsos profetas, sus discípulos y otros practicantes idólatras atemorizan los corazones de sus víctimas, usualmente mediante amenazas de condenación eterna, infiermo de fuego u otros terrores similares. Uno puede fortalecer su corazón ante estas amenazas recordando tanto que Dios es Todo-Misericordioso que recompensa y/o castiga de acuerdo con los actos de una persona, así como que incluso Sus castigos vienen como una corrección y una purificación del alma. Como escribió el Rey David, “No pongas tu confianza en benefactores, ni en el hijo del hombre en quien no hay salvación. Afortunado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, aquel cuya esperanza yace en el Señor su Dios” (Salmos 146:3,5).

10. Una persona no debería usar un ídolo o una casa de idolatría como un punto de referencia, por ejemplo diciéndole a un amigo, “Encuéntrame a tal lado de aquella casa de idolatría“. [51]

Parte 4

1. Un pilar que sirve como un punto central de adoración idolátrica para reunir a gente es llamado una matzeva, un pilar prohibido. Está prohibido aun si la gente viene a él con el propósito de adorar a Dios, porque esta fue la manera de los idólatras de la antiguedad. Quienquiera que erije un pilar de este tipo lleva a cabo un acto prohibido, pero no le corresponde la pena capital. [52]

Nota.- La piedra Kaaba en la Meca es uno de tales pilares prohibidos. Y el concepto de pilar prohibido está aun con nosotros hoy en dia en su plenitud de forma. El libro (y film), 2001, Una Odisea en el Espacio}, fue escrito para honrar los “poderes” de un pilar idolátrico.

2. Un tapete de piedra con figuras labradas en él para atraer la mirada es llamado una piedra con figuras y está prohibido. Aun si uno se postra sobre él con el propósito de adorar a Dios, lleva a cabo un acto prohibido, porque esta es la manera que usa el idólatra, pero no se le debe aplicar la pena capital.

La manera de adoración idolátrica consistía en tender el tapete de piedra sobre el piso delante del ídolo; toda persona parada sobre el tapete de piedra entonces se postraba ante el ídolo. Por tanto, no se debería emplear una práctica similar cuando la intensión es adorar a Dios.

3. La ley anterior se aplica a todos los lugares excepto el Santo Templo en Jerusalén, donde es permisible postrarse ante Dios sobre un tapete de piedra. [53]

4. Quien se inclina sobre una piedra con figuras no transgrede hasta que la postración es completa, extendiendo sus brazos y piernas. Pero si se inclina ante un ídolo concreto (si la piedra con figuras era solamente un piso puesto delante de un ídolo), ya sea que la postración sea completa o que simplemente inclina la cintura, transgrede la prohibición en contra de la idolatría y le corresponde la pena capital. [54]

5. Es un mandamiento el destruir todos los ídolos y todas las cosas usadas para servirlos y todo lo que ha sido confeccionado a causa de ellos y, en la Tierra de Israel, es un mandamiento perseguir al ídolo hasta que sea destruido y arrojado definitivamente del pais. [55]

6. Está prohibido derivar cualquier placer o beneficio de ídolos concretos (vigentes o perfectamente determinados) y de todos los ítems ocupados para su servicio o para sacrificios (vino, carne,incienso, etc.) y de todo lo que ha sido confeccionado para embellecer a los ídolos (velas, vestuario, etc.). Quienquiera que se beneficie de estos ítems transgrede pero no le corresponde la pena capital. [56]

7. Está prohibido cualquier beneficio o uso de un animal que ha sido ofrecido a un ídolo, incluyento el excremento del animal, sus huesos, sus cuernos, pezuñas o piel. Por tanto, si hay una piel con una marca que indica que fue ofrecida a un ídolo, por ejemplo una incisión (rasgada) frente al corazón del animal, entonces cualquier uso de dicha piel está prohibido. [57]

8. La diferencia entre un ídolo que le pertenece a un Noájida y un ídolo que le pertenece a un Israelita es que el primero está prohibido inmediatamente después de que su confección ha sido completada, aun a pesar de que no haya sido servido. El ídolo de un Noájida se constituye en un dios desde el momento en que existe como una figura tallada. El ídolo de un Israelita no está prohibido hasta que se le ha servido. [58]

9. Un Noájida que recibe como herencia un ídolo de su padre, debe arrojarlo al mar. [59]

10. Figuras e imágenes que son hechas con propósitos artísticos y no por idolatría están permitidos para beneficio (económico) o placer. Aquellas que aparentan haber sido confeccionadas con motivos idolátricos están prohibidas. Una estatua que sostiene en sus manos un bastón, o un pájaro, o un globo, o una espada, o una corona con un anillo, es presumiblemente un ídolo y cualquier uso que se le pudiera dar está prohibido. [60]

Nota.- Todos los ítems mencionados son símbolos de poder o autoridad: el bastón porque “gobierna” sobre el mundo, el pájaro porque “vuela” sobre todo y sus ojos contemplan todo por debajo suyo, una bola porque representa el “globo terráqueo” (que es sostenido en manos de la estatua), etc.

Caso contrario, se puede suponer que la estatua tiene solamente un propósito artístico y está permitida.

11. Cruces que son exhibidas públicamente entran en la categoría de ídolos puesto que las personas las honran, se sacan el sombrero delante de ellas y se postran o inclinan ante ellas. Sin embargo, una cruz que cuelga del cuello de una persona es considerada un memorial y está permitida. Otros usos personales como colgar una cruz del espejo retrovisor de un vehículo también están permitidos. [61]

12. Sin embargo, las cruces usadas por sacerdotes en sus vestimentas o alrededor del cuello representan algo muy diferente a la cruz de una persona que la viste como un memorial, puesto que el sacerdote se presenta como una figura de autoridad religiosa. Por tanto uno no debe, por ningún motivo, quitarse el sombrero delante de tales cruces ni hacer nada que pudiera dar la apariencia de que se está venerando la cruz vestida por el sacerdote. Si se tiene la intensión de inclinarse o quitarse el sombrero como un gesto de honra hacia Dios, tendrá que hacerlo fuera de la presencia de una cruz prohibida y, preferiblemente, antes de la aparición del sacerdote. Si la cruz está en un lugar donde es sabido que los feligreses de la secta principal no se inclinan o postran ante sus imágenes, sino que honran a los sacerdotes que las visten, entonces uno puede ser indulgente para evitar ofender a estos sacerdotes. Pero donde es sabido que la gente se inclina a sus estatuas y cruces de una manera que claramente se presenta como idolátrica, uno debe ser estricto y evitar esto.

13. Uno no necesita ser estricto respecto a vestir una medalla en el cuello para la suerte cuando se viaja (por ejemplo), en tanto que la imagen sobre la medalla no es venerada.

14. Si uno encuentra utensillos como vasijas, joyas o telas finas con imágenes impresas sobre ellos, y si es sabido que estas imágenes fueron confeccionadas con el propósito de venerar a ídolos (como aquellas encontradas en India y el Sureste de Asia), están prohibidos. Pero si uno no tiene seguridad respecto a para qué fueron impresas las imágenes o si los utensillos fueron encontrados como “algo sin valor” (por ejemplo vasijas simples usadas para agua u otros alimentos), entonces tales cosas no están prohibidas. [62]

15. Hoy en dia las personas no están tan ligadas a sus ídolos, ni siquiera a aquellas imágenes a las que sirven (como la cruz o la madre con un niño en brazos). Debido a esto, si una vasija es encontrada en paises occidentales, se puede asumir que las imágenes son por arte o memorial y no por idolatría. Entonces el uso de tales vasijas estaría permitido, pero es mejor no guardarlas como propiedad porque podría dar la impresión de que el propietario es un idólatra.

16. Es un acto de idolatría el comer o beber algo con la idea de que tal alimento es la sustancia de un dios y que la persona que lo consume está por tanto asimilando la sustancia del dios en su propio ser.

Nota.- Históricamente los Hijos de Noaj han caido en prácticas idolátricas debido a una carencia de discernimiento entre Eloká y Elokut, Dios y Divinidad. Uno puede decir que toda la creación es Divina porque contiene la fuerza de vida proveniente de Dios, pero decir que cualquier creación es Dios es idolatría.

17. Está prohibido usar una vasija que uno encuentra con la figura del sol, la luna o un dragón, en tanto que la vasija sea de oro o plata. Asimismo, si uno encuentra una vestimenta de seda con color escarlata o anillos o aretes con estas figuras impresas, tales cosas están prohibidas. [63]

18. Si uno encuentra las imágenes del punto anterior sobre artículos menos preciosos (o de menor valor) son permisibles porque se puede presumir que fueron confeccionados con propósitos artísticos y que son simplemente ornamentales.

19. Idolos y artículos usados para su servicio provocan que otros objetos con los que están entremezclados sean prohibidos, aun si los artículos idolátricos no son más que una porción pequeña en el total de objetos. Por ejemplo, si un ídolo está entremezclado con figuras ornamentales, aun si el ídolo no es más que uno entre cientos de figuras, todo está prohibido y deberá ser arrojado al Mar Muerto (o a agua con similares características) donde el metal se corroerá y hechará a perder. [64]

20. Si una persona encuentra dinero o vasijas sobre la cabeza de un ídolo, y si los ítems aparentan estar ahí como una expresión de desprecio, entonces está permitido usarlos. Por ejemplo, son permisibles un bolso encontrado colgando del cuello del ídolo, una vestimenta cubriendo la cabeza de éste o una vasija cubriendo a manera de casco la cabeza del ídolo. Obviamente estos ítems fueron fuestos allí para desgraciar al ídolo. [65] Por supuesto, si estos objetos se presentan allí como dando honor al ídolo, quedan prohibidos.

21. Si en un jardín o en una piscina hay un ídolo ornamental, uno podría usar este jardín o piscina en tanto que no sea expresamente para el beneficio de los sacerdotes del ídolo. Pero si es para los sacerdotes, su uso está prohibido. [66]

22. Si el jardín o la piscina están allí para el ídolo y para la población en general, uno podría usarlos, aun si los sacerdotes también los usan, en tanto que no haya que pagar algún derecho.

23. Está prohibido hacer negocios con una tienda cuyas ganancias son usadas para el mantenimiento de un ídolo. Sin embargo, si las ganancias las colecta el gobierno, el que a su vez provée para el mantenimiento del ídolo, entonces es permisible hacer negocios con la tienda. [67]

24. Si se da el caso en que aquellos que están involucrados en el mantenimiento de ídolos colectan impuestos para las necesidades de los ídolos, entonces está prohibido pagarles cualquier tipo de impuestos. Sin embargo, si las ganancias van primero al gobierno, que a su vez deriva dinero para el mantenimiento de ídolos, es permisible pagar tales impuestos.

25. Pan que ha sido entregado a un sacerdote idólatra es permisible porque este pan no ha sido ofrecido al ídolo sino que es propiedad del sacerdote. [68]

26. Velas de cera que fueron encendidas delante de un ídolo con propósitos ornamentales están prohibidas aun después de que hayan extinguido porque la intensión puede haber sido reencenderlas. Pero si fueron apagadas sin la intensión de vorverlas a prender, podrían ser usadas.

Sin embargo, aun si las velas fueron apagadas efectivamente sin la intensión de reencenderlas, no podrían ser usadas para honrar a Dios o para cumplir un mandamiento, por ejemplo para tener luz para estudiar las Siete Leyes de Noaj. [69]

Parte 5

1.
Cualquier cosa que no pueda ser fabricada por el hombre, aun cuando sea venerada, es permisible de usarse. Por tanto, si los idólatras veneran montañas o colinas, árboles que crecen de forma natural o que fueron plantados como frutales (excluyendo aquellos plantados desde un principio por razones idolátricas), pozos públicos (un pozo privado podría haber sido perforado con propósitos idolátricos y entonces estaría prohibido), o animales, esto no los vuelve prohibidos. Y está permitido comer fruta que ha sido venerada en tanto que permanezca en estado de crecimiento natural, pegada al árbol o rama, y es permisible comer animales reverenciados. Un animal que está designado para ser usado como una ofrenda idolátrica, podría ser consumido como alimento en tanto que esto sea antes de que sea ofrecido. Pero una vez que el animal ha sido usado para el ídolo, aun en la forma más ligera, se transforma en prohibido. Por ejemplo, si el animal ha sido faenado para idolatría, o si ha sido intercambiado por un ídolo, o si ha sido cambiado por algo que fue cambiado por un ídolo, está prohibido, puesto que en esas instancias es monetariamente equivalente a un ídolo. [70]

2. En la situación anterior, se asume que el animal es propiedad de la persona que lo usa para idolatría; pero cuando una persona toma el animal de otra persona sin permiso y lo faena para idolatría o lo intercambia, el uso de este animal sigue siendo permisible. Una persona no puede provocar que algo que esta fuera de su propiedad adquiera el estatus de prohibido.

3. Si un individuo se postra ante la tierra en su estado natural, el terreno al que se postra no se torna prohibido; pero, si cava pozos, zanjas (o acequias) o cuevas en el nombre de la idolatría, este terreno se vuelve prohibido.

4. Si una persona se inclina ante agua que ha sido sacada de su cauce natural, por ejemplo, por una ola y es encauzada por una zanja, esta agua no es prohibida. Pero si la persona toma el agua en sus manos y entonces la reverencia, entonces el agua se torna prohibida. [71]

5. Rocas de una montaña que una persona venera son permisibles en tanto que permanezcan en su posición natural; pero, si fueron manipuladas y movidas para entonces ser reverenciadas, se vuelven prohibidas.

6. Si una persona erigió un pilar o aun si levantó un ladrillo con la intensión de venerarlo, pero no lo reverenció (todavía), y entonces otros idólatras vinieron y lo veneraron, está prohibido, puesto que es considerado un pilar idolátrico. [72]

7. Un árbol plantado con el propósito de que sea adorado como un ídolo está prohibido. Igualmente prohibidos están sus ramas, sus frutos, su sombra y cualquier cosa que pudiera darle a uno algún tipo de beneficio. Este árbol es llamado una asherá, y está especificamente mencionado en la Torá (Deuteronomio 16:21).

8. Si una ashera es derribada, aun cuando su tronco es permisible, todos los retoños, frutos, ramas y hojas que vienen del tiempo en que fue venerado están prohibidos.

9. Si idólatras miraran el fruto de un árbol y dijeran que el fruto está allí para que ellos preparen una bebida para su templo idolátrico, y si efectivamente preparan la bebida y la ingieren el dia de su festival, este árbol está prohibido. Es considerado como si hubiera sido plantado para idolatría desde un principio, y esta es la razón por la que su fruto fue usado.

10. Si un ídolo yace debajo de un árbol, en tanto que esté allí, el árbol está prohibido. Es considerado como un accesorio para le veneración del ídolo y está prohibido tomar cualquier beneficio o placer (aun su sombra) de este árbol. Si el ídolo es removido, el árbol se vuelve permisible, porque el árbol en sí mismo nunca fue utilizado como un ídolo. [73]

11. Si una casa no ha sido hecha o servida como un ídolo, pero ha sido renovada, reenlucida y decorada con imágenes incrustadas o caladas en relieve en el nombre de un ídolo, uno tiene que remover dichos arreglos o renovaciones pues fueron hechos para servir a un ídolo (y están por tanto prohibidas). Luego de esto es permisible usar el resto de la casa.

12. Si alguien trae ídolos al interior de una casa, en tanto que estos estén allí, el uso de la casa está prohibido pues ésta se considera como un accesorio para la veneración idolátrica. Una vez que los ídolos sean removidos de una manera que indique la nulificación del estatus de la casa (como un accesorio para los ídolos), la casa se vuelve permisible. Si los ídolos fueron traidos por un Noájida idólatra y, entonces, un Israelita los quita de la casa, esto no representa una nulificación porque podría argumentarse que el Noájida deséa que los ídolos permanezcan (aunque el Israelita no lo desée así). Por tanto, así como un Noájida trajo los ídolos a la casa, asimismo un Noájida debe expulsarlos con el propósito de que dicha acción sea considerada una nulificación del estatus de la casa (como un accesorio de veneración idolátrica). [74]

13. De ninguna manera debería usarse una casa prohibida. Uno no debería entrar en ella ni tomar resguardo bajo su sombra. Sin embargo, es permisible pasar a través de su sombra. [75]

14. Está aconsejado también el que uno se aleje al menos 2.5 metros de la entrada de una casa de veneración idolátrica.

15. Está prohibido escuchar la música, oler fragancias y/o contemplar los ornamentos de adoración idolátrica. Más aun, se tiene prohibido contemplar a un ídolo.

16. Si uno tiene (sin remedio) que caminar cerca de un lugar de veneración idolátrica, debería cubrir sus ojos, ponerse tapones en los oidos y protegerse la nariz para evitar cualquier beneficio sensorial de la idolatría. Aun si la persona no tiene la intensión de obtener placer a partir de estas visiones, sonidos y aromas, tiene recomendado conducirse a sí mismo en la manera descrita pues, ciertamente, algún placer recibirá a través de los sentidos mencionados si no procede así. Y uno tiene la obligación de ser caucioso aun en una situación donde no hay rutas alternativas.

17. Si un ídolo descansa sobre una piedra, está prohibido usar la piedra en tanto que el ídolo esté allí. Cuando sea removido, el uso de la piedra es permisible. [76]

18. Si la casa de uno tiene una pared común con una casa de veneración idolátrica y si la casa cae, no debería reconstruirsela como antes sino, por el contrario, edificarla completamente al interior de la propiedad de uno de manera que no comparta ningún muro con el templo. El espacio que queda entre el templo y la casa debería ser rellenado con espinas o fertilizante con el propósito de que el templo no se extienda invadiendo el terreno que le corresponde a la casa. Si se tiene una pared en común con un templo idolátrico, debería medirse el grosor del muro. La mitad que queda hacia el lado del templo le pertenece y, por tanto, el uso de cualquier piedra o madera (o material) contenido en aquella mitad está prohibido.

19. La manera apropiada de destruir a un ídolo y a todos los artículos que, debido a él, están prohibidos, es triturarlos hasta hacerlos polvo y esparcirlos al viento. También se podría quemarles para entonces arrojar los restos a agua como la del Mar Muerto para que se corroan y se hechen a perder. [77]

20. Una figura idolátrica es nulificada al lastimar la punta de la nariz o la punta de los oidos o la punta de los dedos o al martillar una porción de la cara (aun cuando no se perdiera ningún material) o vendiendo la figura a un Judío que funde metal. Todas estas formas constituyen nulificación. [78] Una vez nulificada, la figura puede ser tenida en propiedad (y por tanto su uso también es pemitido). [79]

21. Si un ídolo (o cualquiera de sus accesorios) es nulificado, su uso se vuelve permisible. Pero cualquier cosa que haya sido ofrecida a un ídolo permanece prohibida para siempre, y ninguna nulificación es de ayuda. [80]

Nota.- La nulificación debe necesariamente ser llevada a cabo por aquel que venera al ídolo. Si alguien que no venera al ídolo lleva adelante el proceso de nulificación, el acto no constituye nulificación alguna. [81]

22. Un ídolo adorado por (un número de) Judíos nunca puede ser nulificado, aun si la propiedad del ídolo fuera compartida entre un Noájida y un Judío. Está prohibido para siempre y debe ser destruido. De manera similar, si el ídolo de un Noájida cae en manos de un Judío y, entonces, el Noájida lo trata de nulificar, este proceso no es de ayuda alguna. Está prohibido para siempre.

23. Un Israelita no puede nulificar el ídolo de un Noájida, ni siquiera cuando el ídolo está en el dominio del Noájida quien da permiso al Judío para nulificarlo. Solamente un Noájida puede nulificar su propio ídolo.

24. Ni un menor de edad ni un tonto pueden nulificar un ídolo.

25. La nulificación de un ídolo automáticamente nulifica sus accesorios. Pero si sólo los accesorios fueran nulificados, aun cuando el uso de estos se vuelve permisible, el ídolo en si mismo permanece prohibido.

26. Vasijas que un sacerdote idólatra sostiene en sus manos, así como copas, incensarios y/o flautas (u otros instrumentos musicales), son consideradas accesorios y requieren nulificación. [82]

27. Si la figura idolátrica es entregada como prenda (o garantía de pago) o si es vendida a un Noájida o a un Israelita quien no la funde, o si cae sobre una pila de basura y no es limpiada, o si fue robada y los artículos no fueron reclamados, o si uno escupe u orina en frente de él, o si uno la arrastra por tierra, o si uno la arroja al excremento, es todavía prohibida puesto que ninguna de estas acciones constituye nulificación. [83]

28. Si los feligreses abandonaran un ídolo en un tiempo de paz, es permisible su uso (como un cascanueces por ejemplo) porque es considerado nulificado (puesto que los veneradores no lo llevaron consigo, es muestra de que no le dan ya valor alguno). Pero si es tiempo de guerra, está prohibido porque se asume que lo abandonaron sólo debido a la guerra. [84]

29. Si un ídolo se rompe por la mitad por si mismo o por accidente, las piezas resultantes están prohibidas hasta que sean nulificadas. Por tanto, si uno encuentra piezas de un ídolo roto, su uso está prohibido porque es posible que los idólatras no lo hayan nulificado.

30. Si el ídolo fue hecho en piezas con la intensión de que una persona promedio pudiera ensamblarlas, uno tiene que nulificar las piezas por separado. Si el ídolo no puede ser ensamblado, sólo una de las partes necesita ser nulificada.

31. El uso, ganancia o beneficio que potencialmente se pudiera obtener de un altar ídolátrico que ha sido dañado esta todavía prohibido hasta que la mayor parte de él haya sido dañado por los idólatras. [85]

Parte 6

1. Aquel que se consorta con fantasmas o que levanta espíritus para desentrañar cosas ocultas o para saber el futuro, y quien lo hace por elección propia e intensionalmente, es culpable de idolatría. [86]

Nota.- Un Noájida está permanentemente advertido sobre estas cosas, así que nunca puede afirmar que no conocía la ley.

2. Si una persona se pone en pie y enciende incienso y ondea una rama de mirto en su mano y susurra palabras para convocar a un ser, y entonces escucha que el ser convocado le habla, y si el ser responde lo que se le pregunta en palabras que están por debajo de la tierra con una voz muy profunda que no es reconocida por el oido pero sentida en los pensamientos; y si el que lleva a cabo esta práctica toma el cráneo de un muerto y le ofrece incienso y usa artes de adivinación con susurros y varios otros rituales hacia el cráneo hasta que escucha la voz baja saliendo de su axila — todos estos actos caen bajo la categoría de convocar espíritus y el que las practicó a de recibir la pena capital por ellos.

3. Si un individuo pone el hueso de una ave u otra criatura en su boca y ofrece incienso y lleva a cabo otros rituales hasta que cae al piso como si sufriera un ataque de epilepsia y si habla, mientras está en trance, cosas que sucederán en el futuro, esta es una forma de idolatría y le corresponde la pena capital. [87]

4. Es materia de disputa si un Noájida tiene prohibido llevar a cabo actos de brujería o hechicería. [88] [89] Si la ley final va de acuerdo con aquellos que la prohiben, [90] el hechicero o la bruja es culpable y a de recibir la pena capital via apedreo.

Nota.- Tales acciones generan fuerzas espirituales malignas que afectan a quien las practica y entonces dañan su alma. Con respecto a aquellos que proclaman que en la realidad de hoy en dia no hay tal cosa como hechicería — y son los mismos que dicen que hoy en dia no hay idolatría — estas personas son ignorantes e ingenuas. La hechicería, así como la veneración idolátrica, existen en toda la extensión de la palabra. Ritos del Vudú y células satánicas están floreciendo hoy en dia en Inglaterra, los Estados Unidos, Japón y alrededor del mundo (tanto como aconteció en el antiguo Egipto). Podemos incluso ser testigos de una fuerza popular en la música contemporánea: ciertos grupos de rock-and-roll que se han declarado a sí mismos representantes y discípulos de Satán. Adolecentes y adultos, por decenas de millones, se han enamorado ingenuamente de estos grupos y de sus filosofías, que propenden la perversión sexual y a menudo la crueldad física. En efecto, los fanáticos de estos grupos de rock son discípulos de discípulos de fuerzas satánicas. Aun a pesar de que tales poderes oscurosno pueden hacer maldad, nada hay en ellos que pueda hacer bien” (Jeremías 10:5), uno está bien advertido respecto a evitarlos. La protección en contra de estos ritos negativos (y sus resultados) es recordar que lo malo así como lo bueno viene exclusivamente de Dios, el Amo de todas las fuerzas, y El pone por delante lo malo con el propósito de otorgarle libre albedrío al hombre así que pueda ganar recompensa o castigo.

5. Hay también una disputa respecto a si la adivinación, el acto de interpretar señales, es permisible. Algunas autoridades sostienen que es prohibido e idolátrico, mientras otros contienden que es permisible y aun meritorio: aproximándose al nivel de profesía e indicando que sabios grandes y santos se involucraron en tales prácticas. [91]

6. ¿Cómo se involucra uno en adivinación? Por ejemplo, uno podría decir, “Puesto que mi pan cayó de mi boca o mi bastón cayó de mi mano, no iré hoy a cierto lugar“, o, “Puesto que un zorro pasó por mi lado derecho, no saldré de mi casa hoy, porque si lo hago un individuo furtivo me encontrará y me envaucará“. [92]

7. De forma similar respecto a aquellos que escuchan cantar a un pájaro y dicen, “Sucederá de ésta y no de tal forma“, o, “Será bueno proceder de esta manera y será malo de ésta otra“, están involucrados en adivinación.

8. También, si una persona se propone o establece condiciones, diciendo, “Si tal y tal cosa me suceden, yo haré tal y tal cosa, pero si no me acontecen, no lo haré“, está llevando a cabo un acto de adivinación. [93]

9. Todo lo que se asemeja a lo anterior es adivinación. Pero aun de acuerdo con la opinión que considera prohibida la adivinación, no es castigable a través de las cortes.

10. Sin embargo, ciertas interpretaciones de señales son consideradas permisibles por todos. No es incorrecto decir, “Esta casa que construí ha sido un símbolo de buena suerte desde el momento en que la construí“, o, “Mi esposa ha sido una bendición porque, desde el momento en que me casé con ella, yo empecé a hacer fortuna“, o, “Este animal que adquirí me ha traído suerte porque, desde que lo tengo, empecé a enriquecer“. [94]

11. Asimismo, si alguien pregunta a un muchacho, “¿Qué verso aprendiste?” y el chico le dice algo que indica una bendición y la persona se contenta y dice, “Esta es una buena señal“, no procede mal.

12. La diferencia de opinión se manifiesta únicamente cuando la persona determina futuras acciones a través de la interpretación de señales. Una persona que simplemente reconoce una señal por algo que ya ocurrió no está practicando adivinación. Hay otra opinión que permite la interpretación de una señal para determinar futuras acciones si la señal específica ha probado su “éxito” tres veces en el pasado.

13. ¿Qué es magia? Es involucrarse en ejercicios o prácticas que a uno lo llevan a un estado de euforia o que interrumpen el proceso normal de razonamiento (o pensamiento) con el propósito de proclamar eventos futuros. Uno podría decir, “Así y así sucederá (o no) en el futuro“, o podría decir, “Es recomendable ser cuidadoso con tal y tal cosa“. [95]

14. Hay de aquellos (involucrados en magia) que usan una piedra o arena, y hay de los que se encorvan hacia la tierra y se pasean de lado a lado y emiten chillidos. Hay de aquellos que miran a través de aparejos o bolas de cristal y entonces predicen el futuro a alguien que busca dicho conocimiento. Hay de aquellos que levantan un bastón con sus manos y se reclinan sobre él y lo golpean hasta que crecen sus procesos mentales de manera que son capaces de hablar sobre el futuro.

Nota.- Hay muchas ciudades donde abundan hoy en dia practicantes de estos ritos, que incluyen quiromancia, cartas del tarot, frenología [96] y muchas otras prácticas similares. Muchos practicantes han establecido negocios y anuncian sus servicios libremente. Valerse uno mismo de tales prácticas es un acto de fe en poderes por fuera de Dios. La mínima ganancia que podría venirle a uno al acudir donde tales practicantes será ciertamente contrarrestada con creces por la separación de uno respecto a Dios debido al involucramiento con estas influencias negativas.

15. Más aun, quienes usan la ilusión para cautivar a los espectadores mostrándoles cosas que no corresponden al orden natural, y hacen ver ante los espectadores que el ilusionismo fue un acto milagroso, entran en esta categoría, y tales acciones están prohibidas puesto que llevan a prácticas idolátricas. [97]

16. Está prohibido practicar magia o consultar a alguien que practica magia, pero ninguna de estas dos cosas a de ser castigada por las cortes. [98]

Nota.- Uno tiene que recordar que, en todas las instancias de transgresión que están por fuera del ámbito de las cortes, el transgresor es castigado desde los Cielos.

17. Está prohibido ser un observador astrológico de los tiempos. ¿Qué es un observador de tiempos? Es aquel que atribuye certeza a indicaciones que, de acuerdo a la astrología, dicen que tal dia es bueno y tal dia malo, que tal dia es propicio para hacer tal cosa y que tal dia no debería hacerse tal cosa, o que tal año o mes es malo para tal cosa. [99]

18. Pronósticos o previsiones de índole astrológica están en una categoría diferente de la que le corresponde al uso de la astrología para entender las características de una persona y tendencias naturales; lo último es una práctica permisible.

19. La observancia de los tiempos está prohibida aun si el observante no lleva a cabo ninguna acción sino que simplemente comunica mentiras a personas crédulas y las convence de que tales son palabras de verdad y que contienen sabiduría. Todos quienes se conducen a sí mismos o a sus actividades conforme a pronósticos astrológicos, por ejemplo viajando sólo en fechas determinadas por los astrólogos, transgrede la ley, pero las cortes no lo castigan por ello. [100]

20. ¿Qué es un encantador? Es quien habla palabras que no son de la lengua de las personas y que no tienen esencia ni sentido. Ninguno de los sonidos vulgares o palabras o nombres mencionados por el encantador contienen poder alguno como para causar daño, ni tampoco beneficio. Pero gente crédula acepta tales cosas al punto que creerán al encantador cuando dice, “Si dices tal y tal cosa a una serpiente venenosa, no te podrá hacer daño“, o, “Si una persona le ha dicho (a alguien) tal y tal cosa, (este alguien) está protegido contra el mal“. [101]

21. El encantador podría sostener una llave o una piedra o cualquier objeto mientras dice cosas sin sentido. Cualquier cosa como esto está en la categoría de tratar con encantamientos. Si una persona se sujeta al encantador es, como el encantador en sí, un transgresor, pero a ninguno le a de venir castigo por parte de las cortes.

22. Si una persona fue mordida por una serpiente venenosa o fue picada por un escorpión, tiene permitido susurrar cualquier tipo de encanto o sortilegio en el lugar de la herida si piensa que será de ayuda. Esto se aplica sólo a la persona que está en peligro de muerte, puede desahogar su mente y ganar en valor (para pelear por su vida). Y aun cuando ciertamente lo que diga no será (para nada) de ayuda, puesto que está en peligro, tiene permitido proceder de esta manera para evitar caer en pánico. [102]

23. Aquel que susurra sortilegios sobre la herida de otra persona o lee versos de la Torá sobre alguien que está enfermo o moribundo, o, asimismo, quien lee versos a un chico para evitar que el muchacho entre en pánico, es peor que quienes están en las categorías de adivinos o encantadores porque, al usar las Santas Escrituras de esta manera (para curar el cuerpo), niega la verdad de la Torá, que viene como una cura para el alma. Pero si alguien lée partes apropiadas de la Torá o lee Salmos pensando que el mérito de tal lectura debería protegerlo y salvarlo de peligros y daños, es permisible. [103]

Nota.- Por supuesto es lo mejor orar a Dios pidiendo protección y cura de toda clase.

24. ¿Qué es la necromancia? Es la acción llevada acabo por alguien que se “mata de hambre” a sí mismo y duerme por las noches en un cementerio con el propósito de acercar a los muertos hacia él (en un sueño) para que le informen de algo. [104]

25. Hay también quienes visten ciertas ropas y hablan sortilegios y ofrecen incienso y duermen solos con el propósito de atraer a una persona muerta en particular para que les hable en un sueño.

26. En general, todos quienes efectuan varios ritos con el propósito de convocar a los muertos para recibir información están en la categoría de practicantes de necromancia y transgreden la ley, pero no han de ser castigados por las cortes.

27. Está prohibido consultar a alguien que convoca espíritus o fantasmas, porque estos prácticantes son culpables (de pena capital). Aquel que consulta con estos practicantes pero no efectua los rituales, transgrede (pero no será condenado por las cortes). [105]

28. Aquel que no practica realmente hechicería sino que simplemente usa juego de manos u otras ilusiones para engañar a espectadores transgrede la ley pero no es castigado por las cortes. Sin embargo, es un asunto serio cuando tales ilusiones llegan al punto de ser hechicería real. [106]

Nota.- Pero definitivamente la hechicería no es una ilusión. Si así fuera, ¿por qué le correspondería la pena capital? La hechicería es un receptáculo para las impurezas que ocultan la santidad y la desvían de su verdadero propósito.

29. Los actos mencionados son de fraude y son cosas falsas, y a través de ellos el idólatra engaña a la gente del mundo con el propósito de ganar admiradores.

Nota.- Sin excepción, los numerosos cultos, seudoreligiones, falsos mesías y semidioses que prevalecen en el mundo actual emplean prácticas idolátricas para alcanzar algún poder espiritual. Como los falsos profetas, todos ellos usan amenazas espirituales, concomitantes con sus promesas de salvación. Quienes se refugian en estos engañadores y encuentran (alguna) bondad en ellos, sean advertidos: lo malo rara vez se anuncia a sí mismo como malo, de otra manera casi todos, exceptuando muy pocos, lo evitarían. Lo malo casi siempre se anuncia como bueno y benéfico y siempre mezcla la verdad y la bondad con sus mentiras destructivas. Allí radica su poder.

Pero todos quienes son sabios y poséen el verdadero conocimiento están al tanto sobre la vacuidad evidente de tales prácticas idolátricas: son vanas y vacías, no tienen valor (positivo) alguno. Aquellos que son conducidos a tales cosas carecen de entendimiento y se alejan del camino de verdad. [107] Debido a esto, la Torá instruye a todos en lo concerniente a estas absurdas vanidades, “Sea todo su corazón para con el Señor tu Dios” (Deuteronomio 18:13), esto es, que las personas deberían poner su confianza en Dios y reconocer que todo lo que viene a ellos viene de El. [108]

Volver al Índice

Referencias


[1] Nota del Traductor.- Aquí, por religión, se entiende Noajismo, es decir los deberes monoteístas de todo individuo no – Judío.

[2] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 2, ley 4.

[3] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 2, ley 1.

[4] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 1, ley 1.

[5] Talmud de Babilonia, Sanedrín 56b

[6] Mishné Torá, Leyes de Reyes, capítulo 9, ley 2

[7] Shulján Aruj, Oraj Jaim, capítulo 156, ley 1

[8] Esto es, sin que esté involucrada acción alguna.

[9] Nodá B’Yehudá, volumen 2

[10] Yoré Deá, número 148

[11] Jurar en el el nombre del Señor de los Ejércitos y de una deidad Hindú, por ejemplo.

[12] Mishné Torá, Leyes de Reyes, capítulo 10, ley 2

[13] Talmud de Babilonia, Sanedrín 74b y 75a (Y Tosefos respecto a 75a)

[14] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 2, ley 2

[15] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 2, ley 6

[16] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 3, ley 2

[17] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 3, ley 3

[18] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 84, ley 6

[19] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 3, ley 4

[20] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 3, ley 4

[21] Panteísmo: sistema de quienes confunden la totalidad del universo con el único Dios.

[22] Torá Or, Beshalaj, 65b, columna 4

[23] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 3, ley 4

[24] Talmud de Babilonia, Makkot 13b, comentario de Rashí, “Rabí Akiva dice que eres cortado”.

[25] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 3, ley 5

[26] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 3, ley 6

[27] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 3, ley 7

[28] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 87, ley 8

[29] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 23, ley 9

[30] Tenemos permiso para usar la fuerza, si fuera necesario, para prevenir tales actividades.

[31] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 3, ley 10

[32] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 3, ley 11

[33] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 85, ley 3

[34] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 85, ley 5

[35] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 85, ley 4

[36] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 85, ley 6

[37] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 85, ley 7

[38] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 85, ley 8

[39] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 85, ley 9

[40] Talmud de Babilonia, Avodá Zará 42b

[41] Talmud de Babilonia, Avodá Zará 41a

[42] Shulján Aruj, Yoré Deá, capítulo 141, ley 1, Shaj nota 4

[43] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 85, ley 2

[44] S’dei Jemet, Peat HaSadeh, La categoría de conjunto Gimel, sección 6, nota 26

[45] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 5, ley 2

[46] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 5, ley 5

[47] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 5, ley 6

[48] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 5, ley 7

[49] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 5, ley 8

[50] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 5, ley 9

[51] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 5, ley 11

[52] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 6, ley 6

[53] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 6, ley 7

[54] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 6, ley 6

[55] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 7, ley 1

[56] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 7, ley 2

[57] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 7, ley 3

[58] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 7, ley 4

[59] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 7, ley 5

[60] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 7, ley 6

[61] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 85, ley 1

[62] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 85, ley 2

[63] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 7, ley 8

[64] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 7, ley 9

[65] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 7, ley 16

[66] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 7, ley 17

[67] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 86, ley 3

[68] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 84, ley 9

[69] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 84, ley 10

[70] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 8, ley 1

[71] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 8, ley 2

[72] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 8, ley 3

[73] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 8, ley 4

[74] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 84, ley 15

[75] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 84, ley 16

[76] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 8, ley 5

[77] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 8, ley 6

[78] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 8, ley 10

[79] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 8, ley 8

[80] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 84, ley 5

[81] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 8, ley 9

[82] Jojmat Adán, Leyes sobre Idolatría, capítulo 84, ley 12

[83] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 8, ley 10

[84] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 8, ley 11

[85] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 8, ley 12

[86] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 6, ley 1

[87] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 6, ley 2

[88] Talmud de Babilonia, Sanedrín 56b, comentario del Meiri

[89] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 4

[90] En adición a las últimas referencias, véase también el comentario de Raavad sobre esta ley en la Mishné Torá.

[91] Kitzur Shulján Aruj, capítulo 166, ley 2

[92] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 4

[93] Al respecto el Prof. Yehuda Ribco expone en SerJudio.com que, “Como ejemplos de lo que no debe hacerse, pues implica adivinación: “Si el primero que veo pasar es un calvo, entonces hago el negocio“. O, “Si las palomas vuelan hacia allá, no me caso“. “Si escucho que un gorrión gorjea ‘pipio’, será un mal día“. Cosas que son bien distintas a tomar en cuenta las variables, condiciones, textos y contextos y evaluar racionalmente cual es el posible escenario de acción y las probables consecuencias que acontecerán si se toma o no determinadas decisiones. ¿Se comprende la diferencia? En los primeros ejemplos uno quiere penetrar el velo el misterioso porvenir por medio de operaciones que bien podemos calificar de mágicas, pues nada cierto relaciona los eventos usados como señales con los acontecimientos futuros. En lo segundo, uno hace uso de la razón, experiencia y facultad intelectiva para vivir el presente de modo tal de no perjudicar el futuro, y en todo caso, mejorarlo. La halajá, que el traductor trascribe entrecomillada del Kitzur, no es una traducción exacta de lo que está escrito en el original, si bien se le aproxima bastante. En esta halajá se nos indica que algunas personas son capaces de reconocer señales de eventos futuros incluso en cosas que el común de las personas no vincula. El ejemplo clásico es el del siervo de Abraham que fue a buscar esposa para Isaac a la tierra de la parentela de su amo. Allí el siervo propone al Cielo una señal: la mujer que de le dé a beber y a sus animales esa será la escogida para desposar al segundo patriarca. Y así efectivamente ocurrió. A simple vista se diría que el siervo usó una especie de prueba adivinatoria, emparentada con la magia. Sin embargo, si somos un poco más profundos y exquisitos en nuestro estudio, descubriremos que en realidad la señal pedida por el siervo nada tenía de mágica, sino que era una señal que sirviera para demostrar lo que la mujer tenía efectivamente en su corazón, y qué tan generosa era. Este tipo de señal, es el que está en discusión en la citada halajá, pues no siempre está claro si se está haciendo uso de la ‘fe en la magia’, o uso de la razón”.

[94] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 5 (ver el comentario de Raavad sobre esta ley

[95] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 6

[96] De acuerdo con el diccionario de la R.A.E., frenología es la “doctrina psicológica según la cual las facultades síquicas están localizadas en zonas precisas del cerebro y en correspondencia con relieves del cráneo. El examen de estos permitiría reconocer el carácter y aptitudes de la persona“.

[97] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 9

[98] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 7

[99] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 8

[100] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 9

[101] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 10

[102] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 11

[103] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 12

[104] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 13

[105] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 14

[106] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 15

[107] Mishné Torá, Leyes sobre Idolatría, capítulo 11, ley 16

[108] Comentario de Rashbam (Rabí Shmuel ben Meir) respecto de Deuteronomio 18:13.